spot_img

“El folclor está permanentemente influenciándome”

El I.NA.MU. elige siempre Salta para iniciar sus periplos de capacitación y difusión. Hoy es el turno de un prócer del rock argentino que ha dejado una huella profunda en la música. Miguel Cantilo quien trajo a Salta su bagaje de experiencia sobre componer canciones, lo mejor que sabe hacer. A eso vino.

Buena parte de la historia del rock argentino contiene sus canciones, desde donde supo arengar a varias generaciones.

De a ratos acompañado por Jorge Durietz conformando el dúo Pedro y Pablo y desde siempre el eterno decidor dylaniano que pregonó desde su adolescencia todo lo que la mayoría no quería ni decir ni oír.

Con la actitud de siempre llega a Salta a contarnos eso de rebolear verdades con la rebeldía en la guitarra y la indomable poesía a flor de labios. Pasen y vean.

Con el antecedente de haber escrito un manual de composición “Corazón Acustico”, editado por el INAMU, Miguel Cantilo se encuentra en la tarea de difundir este material por el país y contar sus experiencias de compositor que se hizo a fuerza de lectura y tesón para alcanzar la canción.

“Vengo a charlar sobre un tema que para mí es un eje en mi vida que es el de la composición y autoría de canciones. Una temática que la desarrollé a través del INAMU que se llama “Mas letras para nuestras letras”. Es un tema que apasiona y más aún poder desarrollarlo con la gente, no un monólogo mío”.

cantilo2.jpg

Abordando de lleno la temática Cantilo explica ”dentro de la composición de canciones le doy mucha importancia a la improvisación. Creo que el componer muchas veces es improvisar y capturara improvisaciones. Dentro de la improvisación hay algo que al compositor lo seduce, lo cautiva entonces hace como una abstracción de esa parte que le interesó, pero nació de una improvisación.

Esta charla tuvo la libertad de la pregunta de los asistentes y yo gustoso respondí abordando algunos tópicos que aprendí de otros grandes autores y compositores.

Esto es una cadena que viene del remoto pasado. Nos hemos alimentado mucho del folclor salteño. Soy un admirador de Jaime Dávalos, he sido amigo de Baltasar Dávalos.

Además tengo una fuerte influencia a través del dúo Pedro y Pablo por el Dúo Salteño y otras múltiples personalidades de la cultura salteña. Es un orgullo para mí estar aquí”.

Rememorar la historia del crecimiento y formación de Cantilo lo lleva a contar que “nosotros nos formamos en la época del llamado boom del folclor. En todas las casas de los porteños había grupos folclóricos, había una avidez muy grande por descubrir el repertorio folclórico que venía tallando de años atrás. Hemos aprendido muchos a tocar la guitarra a través del folclor. Las zambas que en ese momento estaban de moda, Los Fronterizos, Los Chalchaleros, Dúo Salteño nos influyeron en la manera de aprender a tocar el instrumento y por supuesto en la manera de escribir canciones, de componer. Poetas como Atahualpa Yupanqui, Castilla, Dávalos han sido nuestros profesores, nuestros mentores. Con el tiempo uno agradece esto y se da cuenta de la influencia que tuvo”.

“Al principio un rockerito de 20 años le daba vergüenza decir ”Sí, yo escucho folclor!”, era medio contradictorio que un tipo con pelo largo haciendo rocanrol dijera “yo aprendí a componer escuchando a Falú y Dávalos”. Tuve la oportunidad de conocer a los grandes en SADAIC y me senté en la misma mesa con los grandes monstruos que presidían la entidad y aprendí mucho”.

En cuanto a las influencias que tuvo al momento de componer sus grandes canciones con todo lo que absorbió del folclore u otras músicas Cantilo se sincera “creo que el límite entre el afano y la influencia es muy sutil. Hay cosas que no son literalmente un robo ni un préstamo, sino que son la influencia subliminal que ejerce un autor. En relación a esto una anécdota que no mucha gente sabe. Yo he compuesto cientos de canciones, pero hay unas que son las más elegidas por la gente. Una de ellas es La Marcha de la Bronca. La compuse con los acordes de Los ejes de mi carreta. Exactamente los mismos acordes. Aprendí a tocar Los ejes y cuando tuve que componer una canción elegí el ritmo de marcha por una cuestión de estética popular de ese momento pero utilicé los mismos acordes de Los ejes en la parte central y en el estribillo acordes que son realmente de zamba, las que aprendí a tocar la guitarra”.

“Hay muchas de esas situaciones que me han ocurrido a lo largo de mi carrera. Y seguí usando ritmos folclóricos. El folclor está permanentemente influenciándome y no tengo resquemor en reconocer y agradecer toda la influencia que poética y musicalmente ha ejercido el folclor en mi trabajo. Actualmente sigo usando malambo, milonga, candombe”.

Cantilo no construye canciones ni cortas ni sencillas, lo cual justifica diciendo que “yo soy de la escuela de Dylan. Dylan se extendía todo lo que fuera necesario en sus canciones y a veces se iba del formato pop y se iba a una cosa más literaria. Yo abordo la canción desde ahí. Me gusta desarrollar un tema, una idea y si es necesario hacerlo en 5 o 6 minutos. No tengo ningún prurito. Afortunadamente con el paso del tiempo he podido tener mi sello grabador y el estudio de mi hijo donde grabo las canciones y una autonomía absoluta en la elección del material”.

“Después de haber sido presionado durante años por las grabadoras, en un momento pude liberarme y desde hace 10 años compongo con la libertad con que también elijo los instrumentos que van a participar y los instrumentistas, la promoción, todo. No tengo reparos en limitarme la parte literaria. Soy un individuo muy lector, estoy permanentemente leyendo todo tipo de literatura, ensayo, ficción, poesía , filosofía y eso es inevitable que se vuelque en las letras. Para mi la parte literaria tiene una importancia exactamente igual a la de la música. NO creo que la música deba prevalecer sobre el texto, la cosa debe ser igualitaria”.

En relación a los tiempos en que el compromiso era mas notorio y se participaba con otro sentido, por ejemplo en la época de Malvinas, Cantilo opinó que “yo creo que todo va transformándose a pasos agigantados. Nos ocurre con la tecnología, nos pasa con el diario vivir. La música también es producto de la transformación. Creo que hay una búsqueda de mejorar la sociedad ya no tanto confiando que esto lo va a lograr la política que ha pasado a formar parte de un desprestigio general. No ha podido y no puede solucionar problemas que se dan a diario en la sociedad”.

“La juventud ha dejado de creer y los que no son tan jóvenes como nosotros también descreemos que aquel sueño democrático se cristalice en hechos fehacientes. Buscamos un ideal que pasa más por la comunicación ante la gente, el transmitir ideas, estéticas, a través del arte, a través de la cultura y no confiar tanto en que los gobiernos y su estructura política va a colaborar en eso. Creemos que la administración deja siempre a la cultura al fondo del tarro. Somos nosotros los que debemos tomar las riendas y llevar adelante verdaderos cambios a través de nuestras obras de arte”.

La visión de Cantilo sobre las ideologías en estos tiempos de la argentina es que “son formas de pensamiento. Lo importante es traducir el pensamiento a la acción. Si nos quedamos con el blá, blá, no vamos a ningún lado. Hay que traducir los manifiestos teóricos en hechos concretos”.

“Muchas veces son la actividad social, influir sobre el medio que nos rodea y otras veces son de la herramienta valiosa que tenemos en el arte. La danza, la escultura y las muchísimas variantes que hay de expresión artística creo que son formas de inducir e influir a la sociedad para mejorarla. Siempre me acuerdo de una frase de León Gieco que me gusta mucho que le pide a Dios que no llegar a viejo y sentir que no hizo lo suficiente”.

“Creo que todos debemos hacer un esfuerzo por hacer lo suficiente por modificar la realidad que no nos gusta. Es fácil criticar, demonizar pero hay que actuar sobre eso y tratar cada uno con su herramienta, con su oficio tratar de modificar la situación”.

“El arte y la cultura son herramientas válidas. Nosotros somos como antenas que reciben información que comunicamos a los demás. Creo que hay mucho por comunicar, por transmitir, por modificar pero hay que tener una actitud positiva”.

“No quedarnos lamentándonos, victimizándonos como los llorones de siempre. Hay que tener una actitud positiva y activa y si uno quiere modificar lo que está ocurriendo en nuestra sociedad preguntarse: “qué es lo que puedo hacer?, desde mi oficio, desde mi punto de acción, qué es lo que puedo hacer?”.

“Creo que es un gran momento para poner la energía para construir aquel sueño que tuvimos cuando recuperamos la Democracia”, concluyó.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img