spot_img

Osvaldo Bayer, el último anarquista romántico

El historiador, escritor y periodista anarquista Osvaldo Bayer murió a los 91 años. Es uno los intelectuales más respetados que dio el país y de los más reconocidos pensadores latinoamericanos. Polémico y crítico dejó obras muy importantes para el cine, la literatura política. Es el autor de “La Patagonia rebelde”.


Su revisionismo centrado en las luchas obreras y la represión de los trabajadores organizados marcaron un antes y un después en la interpretación de la historia argentina. La matanza de peones en su investigación sobre la Patagonia Trágica es, tal vez, su obra más conocida.

Por esa y las demás investigaciones que dieron cuenta de la opresión encabezada por los sectores dominantes y las familias patricias argentinas, fue censurado, perseguido y amenazado.

Debió exiliarse del país y fue uno de las voces que denunció en el extranjero la represión de Estado de la última dictadura cívico-militar. Al volver en la década del ’80 mantuvo firme sus convicciones.

Publicó sus artículos en Página/12. Estuvo presente en cada reclamo obrero, campesino y de las comunidades originarias. La defensa de la ética y de los derechos humanos fueron su baluarte.

Murió el 24 de diciembre (1927-2018) Tenía 91 años. Su obra y su ejemplo no pierden vigencia.

Tristeza en el mundo intelectual y político

Desde que se conoció su deceso el mundo de la cultura, la política está conmocionado y marca tendencia en las redes sociales.

La organización H.I.J.O.S. Capital‏ dijo por Twitter: “Se va Osvaldo Bayer. Se queda para siempre. Bajó los cuadros de los que masacraron a los pueblos originarios. Levantó las banderas de las luchas obreras y los derechos humanos. Abrazó la rebeldía con toda la capacidad de la ternura. ¡Hasta siempre, hasta todas las victorias!”.

El periodista Osvaldo Rosso sobre Bayer, sostuvo: “Si fuera creyente diría que los mil quinientos peones rurales fusilados en la Patagonia Rebelde te están esperando en algún lugar para darte las gracias eternas. Pero somos ateos y corresponde continuar la lucha con el puño en alto por ellos, por vos y por todos”.

El columnista Pablo Anino, dijo: “Creo que aprendí a odiar a los dueños de la tierra, una tierra robada, leyendo La Patagonia Rebelde: nunca me olvidaré de cómo peleaba el gallego Soto y otros anarquistas indomables. Nunca olvidaré la sangrienta matanza del Estado Argentino. Gracias a Osvaldo Bayer”.

El diputado nacional Wado De Pedro: publicó: “Se nos fue el gran Osvaldo Bayer. De esos tipos que nos formaron con sus libros y sus ideas. De esos tipos que a fuerza de convicciones y coherencia nos enseñaron a luchar por las causas más nobles. Hasta siempre maestro!”.

La diputada porteña Myriam Bregman indicó: “Lo recordaremos siempre, con decenas de anécdotas, con su enorme apoyo a las fábricas recuperadas en los momentos difíciles. Por Zanon, por Brukman; por Arte Comunitario Timotense que lo tuvo actuando con ellos; decimos: querido Osvaldo Bayer, Presente!”.

La historia bajo la lupa

La vida de Bayer comenzó en Santa Fe el 18 de febrero de 1927. Cuando le tocó hacer el servicio militar, se negó y fue destinado a barrer y encerar pisos de los despachos de los oficiales durante dieciocho meses. Estudió Historia en la Universidad de Hamburgo y desde entonces su pensamiento estuvo enmarcado dentro de la historiografía, esa fue su lupa para medir el mundo.

Cuando volvió al país se dedicó al periodismo y a escribir guiones cinematográficos. Trabajó en Noticias Gráficas, El Esquel de la Patagonia, y en Clarín. En el 58 fundó La Chispa, “el primer periódico independiente de la Patagonia”, aseveró en aquel entonces.

Perseguido por diferentes gobiernos, encontró en el sindicalismo el lugar para poder ejercer su voz crítica y su activismo. Por su libro Los vengadores de la Patagonia trágica, un emblema de su obra pero también de la investigación histórica y periodística argentina, la Triple A lo obligó a exiliarse en Berlín donde vivió desde 1975 hasta la caída de dictadura cívico militar en 1983.

Entre sus libros más importantes también se encuentran Los anarquistas expropiadores y otros ensayos, Fútbol argentino, Rebeldía y esperanza, la novela Rainer y Minou y Severino Di Giovanni, el idealista de la violencia. Su trabajo han marcado la historia y la política argentina.

bayer4.jpg

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img