spot_img

Yo quiero ser Salvador Dalí

Antonio Banderas, Al Pacino y Johnny Depp, Peter O’Toole, todos quieren ponerse los bigotes del artista. Pero estos otros proyectos cinematográficos se topan con la oposición de la Fundación Gala-Salvador Dalí, propietaria de los derechos de las obras del artista.


Sus responsables velan para que ninguna de estas hipotéticas películas tire por la borda 15 años de esfuerzos por recolocar al pintor en la historia «seria» del arte del siglo 20 más allá de escándalos, líos y leyendas de todo tipo, algunos de ellos relativos a las falsificaciones de obra gráfica que salpicaron sus últimos años.

«Lo último que le hace falta ahora a Dalí es una mala película que tenga éxito», comenta Joan Manel Sevillano, gerente de la fundación, que explica cómo en los últimos seis años han pasado por sus manos hasta 11 guiones para llevar a la gran pantalla la vida del artista.

Según comenta el diario El País de Madrid, lo que no aprueba la fundación es el proyecto de Andrew Niccol (director de películas como Gattaca y The Truman show) de llevar al cine el polémico libro Dalí y yo. Una historia surrealista, de Stan Lauryssens, que tendría como protagonista a Al Pacino.

El libro es una supuesta autobiografía de Lauryssens en la que confiesa cómo falsificó obras de Dalí sin escrúpulos y explica imposibles diálogos con amigos y colaboradores del artista de visita en Cadaqués, amigos que le «revelan» sus supuestas perversiones sexuales y su connivencia en falsificaciones.

La Fundación Dalí, a través del estudio Roca Junyent Abogados Asociados, ha iniciado ya en el juzgado de Figueres los trámites de la querella por difamación e injurias contra Lauryssens, «que podría ampliarse a la editorial o a quien sea necesario», señala Sevillano.

jpg_crossover_frente2.jpg

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img