spot_img

«Vértigos lineales» de Lila Zang

La artista Lila Zang muestra con sus pinturas la existencia de un compromiso con el arte. Desde el 1 hasta el 14 de diciembre, expondrá en Salta sus trabajos de la serie “Vértigos lineales”, en el local Plaza de Almas de Pueyrredón 6, de esta capital.


La hija del reconocido fotógrafo Isidoro Zang, expone por primera vez sus obras en Salta. Lila Zang vive en Buenos Aires desde donde llegó con sus obras, que son el reflejo de una vertiginosa aventura lineal del arte pictórico.

Sobre esta serie fotográfica de Lila Zang, el crito de arte porteño Ricardo Maldonado, escribió:

“La expresión artística-pictórica siempre nos conduce desde su aparente inocencia visual a lugares donde se entraman misterios no conocidos, confrontando muchas veces nuestra mirada, con aquello que hemos pintado”.

“Este valor del impulso, inquieto, intimo y lejos de ser gozado orienta el primer instante de insatisfacción que despierta y alerta los rítmicos trazos que se retoman, que se inician, que se conectan.

Ante este desafío se amplían los surcos, se construyen direcciones, así comienza la llegada de ese vértigo lineal, característico de Lila Zang.

Ímpetu, pulsión del gesto, herramientas angulares que buscan los estados de autenticidad visual y compositiva,- cuando ella menciona al hablar de su obra- construyo desde el enojo, eso me genera energía que direccionan mis líneas, mis rayonismos, por contacto, tramas, sellos, que arman y se entretejen, allí en ese lugar que vive el instante, siento entonces la aparición de mis pinturas.

Mundos abstractos, vegetales, espaciales, terrenales, son los espacios expresivos de sus recientes trabajos, colores cercanos, reconocibles, otros surreales, aparecidos, encontrados que se plasman en trazados desgastados que quitan y barren empastes, por esa actitud permanente de construcción y deconstrucción.

Las líneas desplazadas son las herramientas de Lila Zang que desarticula, fractura y desintegra combinando momentos de ruptura y decisión.

Otros estados son los de extensión, recorridos libres, frescos intuitivos, como también el acercamiento de su dialogo visual que por cercanía nos permite encontrar zonas de condensación materica que al contemplarlas nuestra visión toma de estos desprendimientos su vibración y musicalidad, esa música cambiante que establece los caminos de observación, percepción, y reconocimiento”.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img