spot_img

Venecia sin ti… pena y distancia

“Venecia” en el Teatro del Huerto por el grupo jujeño La Rosa Teatro una obra de calidad conquistó al público salteño. Entre las últimas producciones teatrales del año llegó a Salta el sábado 5 de diciembre, a la sala del Teatro del Huerto.


El elenco del grupo de teatro independiente jujeño La Rosa Teatro en una coproducción con el Teatro Mitre, dependiente de la Secretaría de Turismo y Cultura de la Provincia de Jujuy, con la obra del reconocido dramaturgo porteño-jujeño Jorge Accame “Venecia”.

La función que contó con unas ciento cincuenta butacas ocupadas y que aplaudió sinceramente al grupo por el trabajo profesional y por la emotividad eficaz con la que cierra la obra.

La Rosa Teatro desarrolla su trabajo hace diez años en la ciudad de San Salvador de Jujuy, cuenta con un grupo de actores consolidado y con el liderazgo visible del director rosarino, afincado ya en Jujuy, Germán Romano.

Elenco La Rosa Teatro
Elenco La Rosa Teatro
Entre sus integrantes se hallan también dramaturgos como Fabiola Quintos o en su momento Juan José Aramayo. La Rosa conserva las características de los grupos de los años setenta- noventa y que el proceso de globalización ha ido disolviendo con la llegada del milenio.

Se originaron alrededor de la figura de un director identificado en principio con el teatro antropológico y ahora inclinado hacia el teatro popular, con un fuerte sentido de identidad pero con sus llegadas al teatro experimental también. En la página web del grupo- una de las más completas y estratégicamente actualizadas de los grupos del NOA
–www.larosateatro.com.ar puede leerse el recorrido de búsquedas y líneas de investigación que el grupo llevó acabo en sus diez años de existencia continua.

Si bien el grupo no posee un espacio propio si ha construído un lugar de enunciación de su pensamiento. Sus obras (Un pueblo llamado Jujuy, Mitos en burro,Los niños de sal) construyen lazos, imágenes ancladas en la región; el hombre andino atravesado por la modernidad y en tensión con los mandatos de la tierra y de los medios, entre su lugar-Jujuy y el resto de la gente o el mundo actual.

En coherencia con ese discurso han desarrollado gran parte de la obra del dramaturgo y poeta Jorge Accame (Venecia, Chingoil Company, Suriman Ataca) el cual propone una forma de resistir y salvaguardar lo propio, lo local enfatizando en la dialéctica, poniendo a conversar los discursos posibles, reconociéndose en las particularidades desde la comicidad pero con compromiso ideológico.

En “Venecia” hecho por La Rosa Teatro gustó sobre todo el trabajo actoral del Chato- Sergio Armatta– y de las “tres chicas” del prostíbulo de la Gringa- América Mamaní, Cecilia Polaco y Pamela Vera.

La comicidad de la farsa que se empieza a montar para que la madama pueda ver su sueño cumplido- en él se realiza también el sueño de las chicas- permite asimismo ver el costado metateatral de la obra.

Vemos cómo los habitantes de ese tugurio en Jujuy montan toda una obra dentro de la obra con el fin de engañar a la vieja y posibilitarle el reencuentro que tanto le atormenta. Lo más rico y potente de esta obra radica en esa estrategia, en ese juego solidario de imaginación y creatividad para contribuir a acallar el remordimiento y obtener el perdón de Don Giácomo- ex cliente de la gringa idealizado por su pena y la distancia.

Escena de Venecia...
Escena de Venecia…
De hecho la escena final, construída con mucho efectismo y clima onírico, sensibiliza de tal manera al público que conquista el aplauso más allá de todo. Sumado a la fuerte carga emotiva que desencadena en el público la representación de Venecia como “la ciudad del amor” y la melodía que la caracteriza y que ha sido mundialmente arraigada (¡Qué profunda emoción (…) Venecia sin ti…)

La puesta de La Rosa Teatro ha logrado el efecto esperado, una correcta escenografía de corte realista-naturalista, el vestuario más llevado al grotesco, el registro actoral coherente con la imagen de mediocridad y desinformación con que se asocia a las chicas de burdel de poca categoría, y el clima y temática popular que frecuentan las obras de este grupo jujeño.

El personaje del Chato, por la sinceridad y organicidad con que se desenvolvía en el espacio, la dinámica justa y la simpatía que despierta en la platea fue destacable entre los actores del elenco.

No sucedió lo mismo con la Gringa, sobre cuya figura recae una buena parte de la obra y que más bien inverosimilizó la propuesta desde lo corporal y desde lo vocal sobre todo, creando un emoción fingida, un clima artificial en una puesta que se decidió por las estéticas tradicionales.

Afortunadamente en la escena final, de gran peso emotivo en la obra, estuvo comprometida y ayudada sobre todo por el oficio conquistado por el actor Rubén Iriarte.

De más está hablar de la calidad y potencia indiscutible del texto dramático de Accame. Su prestigio disfruta de varios premios, becas y sobre todo porque es una de las obras argentinas con más representaciones fuera del país (EEUU, Canadá, España, Inglaterra, Perú, Chile, Brasil, México,Colombia, Venezuela, Uruguay, Bolivia, Eslovenia) y en casi todo el país sigue vigente desde su publicación y estreno en 1998 en el Teatro del Pueblo.

La última reflexión celebra esta clase de iniciativas de producción que desde hace dos o tres años viene impulsando la Secretaría de Turismo y Cultura de Jujuy, a través de su sala oficial, el Teatro Mitre.

Desde hace varios años Jorge Nocetti y Cristina del Valle Tula vienen desarrollando un plan cultural que por lo menos cuenta con la continuidad de los funcionarios responsables, unas ideas y convencimientos comunes y que poco a poco van comprometiendo a los hacedores del teatro jujeño en producciones patrocinadas y financiadas por el Estado- cosa que aquí no sucede ni de casualidad.

Y que bien podría destinarse un pequeño presupuesto para generar si no un elenco como ya manifestó su desacuerdo el Ministro Federico Posadas, si quizás producciones que permitan que el teatro local ingrese en las salas del Estado y en las municipalidades con obras clásicas o accesibles del repertorio argentino.

En Jujuy ya pasó con “Esperando la carroza” dirigida por Daniel Suárez Marzal en 2008- también estuvo de gira en Salta- y ahora con “Venecia” ya con director y elenco local que viene de presentarse en cinco localidades de Jujuy (Palpalá, Perico,San Pedro, Tilcara y El Carmen) con singular éxito siempre.

Hay que aclarar que uno de los aspectos en que se destaca La Rosa Teatro en la gestión y producción de sus trabajos: es uno de los grupos con repertorio, con actores profesionalizados, con vinculaciones en lo social, con iniciativas consolidadas de gestión- la Muestra Estudiantil y el ENTEPOLA internacional son sus conquistas a nivel producción- y que cuenta con asistencias no sólo del INT sino también de otras instituciones que ven a La Rosa como una productora de teatro independiente confiable.

Patricia Monserrat Rodríguez
Patricia Monserrat Rodríguez
Finalmente destacar la calidad de la obra traída a Salta por el productor Guillermo Clasadonte en asociación con el Teatro Mitre de Jujuy y advertir que a pesar de ello las butacas ocupadas del Huerto fueron apenas unas cuantas más que las que convocó “Venecia” en la localidad de Tilcara, entre la platea no hubo gente de teatro apoyando con su presencia al grupo vecino, y si se destacó la afluencia de gente mayor que salió satisfecha de la presentación.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img