spot_img

Un Woody Allen totalmente diferente

Woody Allen, director, escritor, ex-periodista y otras yerbas en su luengo camino, ya tiene sus 71 años bien puestos. Lo cual quiere decir que se debe estar amansando algo. Y bien, después de dos meses casi, llegó a Salta su «Match Point«, película que no es ni un drama ni una comedia, que a veces hace reir por un humor negro subyacente y que finalmente nos deja conformes. La aceptamos como una muestra diferente y original del siempre respetado director.


La pieza, seguramente una obra de teatro inicialmente, muestra a la hermosa Scarlett Johansson (como Nola Rice), su nueva estrella de moda, de apenas 22 años, como la aventurera norteamericana que da vueltas y vueltas por Londres y se topa con un joven muy rico y de aristocrática familia, encaprichado con su belleza.

Por ahi cerca ronda además un irlandés ex-tenista profesional que decide componer su vida conquistando a la hija mimada de la misma familia: Chloe, en la carita inocente de Emily Mortimer.

Woody2.jpgChris (Jonathan Rhys Meyers) se propone y consigue conquistar a la seductora Nola, una chica común y despistada, decidida a encontrar su destino en Inglaterra, escenario que Allen propone en este nuevo filme que no tiene ninguna similitud con sus anteriores.

Ni siquiera en la música de fondo, él, que nos tiene acostumbrados al jazz tradicional, como ya lo hizo decenas de veces (otro que hace lo mismo es Clint Eastwood), ahora inserta trozos de ópera, especialmente de «La traviata».

La trama se desarrolla con el recurso habitual de diálogos intensos y posibles entre gente inteligente, más determinadas similitudes, especialmente con la obra del ruso Fedor Dostoyevsky: «Crimen y castigo».

Justamente el todo fascina, entrando a la senectud da la impresión de que el director neoyorquino, generalmente genial, a veces simpático y hasta «viejito verde», desde sus tiempos casado con la actriz Mia Farrow, se da el gusto de abrirnos la vision hacia un nuevo camino, que parece ser el rumbo que ya emprendió.

No confíe mucho en sus intuiciones, las de Ud., esto no es el cine «alleniano» al que nos tiene él acostumbrados, es otra cosa, totalmente distinta y sorpresiva y, por supuesto, filmada con sumo profesionalismo.

La ponemos en punta como «El cine que hay que ver», retomando la compu para hacerle llegar nuestra opinión. De lo de esta semana, lo mejorcito y, claro, véala pronto, en el Hoyts, no sea que la levanten, como sucede siempre con el cine de calidad en nuestra capital… (Copyright «saltalibre», mayo del 2006 ).

  • Eduardo G. Wilde, periodista, escritor

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img