spot_img

“Soy un obrero de la guitarra”

“La felicidad para mi es un estado del alma. Lo que me hace feliz es pensar que he vivido más de 40 años de la guitarra y haber podido dejar un mensaje de amor a mi pueblo a través de mis canciones”, son algunas de las percepciones sobre la vida de Gerardo Macchi Falú, entrevistado por Calchaquimix.

Gerardo Macchi Falú se reencuentra con Salta

Regresó a Salta de una reciente gira por España y tras 4 años que no toca en Salta se subirá al escenario de la Fundación Salta el sábado 12 de septiembre a las 21.30 horas para presentar su nuevo disco “De Tiempos y Latitudes”, grabado en el sello EPSA Music.

Previo a su recital se lo nota expectante y apasionado como siempre. Muestra sus dedos ajetreados por el roce de las cuerdas y cuenta que tras 40 años de carrera, es porque sigue dedicándole 10 o 12 horas dos horas a la guitarra, entre estudio, composición, clases particulares de guitarra y docencia.

“Yo creo en la inspiración, viene de Dios, es un fenómeno inexplicable, pero yo me considero un obrero de la guitarra. Al talento hay que trabajarlo por eso yo trato de cumplir con esa premisa de 70% de trabajo y un 30% inspiración”, sostiene.

Macchi Falú afirma que la misión de un artista es conmover y espera lograrlo en su reencuentro con su público salteño. Como artista paso por diferentes estados de ánimo. Pero en realidad lo que busco es cariño, el reconocimiento de la gente y cierto prestigio, quizás. Eso es lo que me mantiene latente y siempre nostálgico, cada vez que regreso a mi tierra. Esto para mí es mucho más importante que tener lo que se dice éxito”, consideró.

En su lista de guitarristas preferidos figuran Carlos Di Fulvio, Pablo Márquez, Juan Falú y Juanjo Domingo, entre otros. “Ellos para mi, son como espejos donde mirarse”.

Su recital, inaugura el ciclo Primavera de las Artes 2009 de la Fundación. Allí presentará dos bloques, uno de obras de guitarra como “Preludio Andino”, “Gato Vallisto”, “Plegaria”, “Asi es mi Sur”, “Lejanía”, entre otras, y seis obras cantadas como “La Pomeña”, “Milonga del alucinado”, Cruz del Algarrobo, Dos Palimas y una flor”, Coplas del hogar” y “Mi casa y mi corazón”, “Criollita santiagueña”, en la mayoría figura como autor de la parte musical.

Dueño de un estilo excepcional característico de la familia a la que pertenece, Macchi Falú es fiel heredero y continuador de sus maestros pero con el valor agregado de una marcada salteñidad. Su trayectoria es fructífera, tiene recopilaciones y canciones creadas junto a los principales poetas del folclore, y más de 50 obras para guitarra sobre el folclore argentino.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img