spot_img

Silvio reclamó cambios en Cuba

El artista cubano, tradicional defensor de la revolución de los Castro, presentó el viernes último en La Habana su nuevo disco, “Segunda Cita”. En rueda de prensa afirmó que Cuba necesita un cambio. Está demandando «a gritos una revisión de montones de cosas, de montones de conceptos, hasta de instituciones».

«A reinventar la revolución»

El cantautor Silvio Rodríguez, uno de los artistas cubanos que con más vehemencia ha defendido siempre la revolución de Fidel Castro, presentó el viernes último “Segunda cita”, su último disco, que contiene canciones como “Sea Señora”, cuya letra pide que se haga «libre lo que fue deber» y demanda abiertamente superar «la erre de revolución». Que se imponga «la evolución», aclaró el cantante durante una conferencia de prensa.

Las palabras de Rodríguez, como muchas de las letras de su nuevo disco, giraron alrededor de lo que él llamó «el conflicto nacional», algo así como los problemas, intolerancias y miserias que acogotan a la sociedad cubana y que hoy son centro de muchos debates.

El músico se mostró a favor de «reinventar la revolución», aunque aclaró que ese no es un «concepto nuevo». «Siempre es una cosa que ha estado vigente, aunque a veces hemos caído en la retórica, a veces nos hemos adormecido», dijo.

El autor de “Ojalá” y de “Rabo de nube” fue bastante claro. “Demasiado”, una de las canciones del disco, denuncia: «Demasiada sombra/demasiado sol/para encadenarnos/a una sola forma/y una sola voz». Y termina lamentando: «Demasiado nunca/ demasiado no/para tantas almas/para tantos sueños/para tanto amor». Hay más temas que responden a esta filosofía, como “Segunda cita”, que da título al disco y reclama «ir al punto naciente/de aquella ofensiva/que hundió con un cuño impotente/tanta iniciativa».

El álbum también contiene canciones dedicadas a Violeta Parra o inspiradas en Gabriel García Márquez, y tiene un sonido acústico que recorre el rock, el danzón, el jazz, el bolero o la balada, con el trío formado por Robertico Carcasses (piano), Oliver Valdés (batería y percusión) y Feliciano Arango (contrabajo), como base.

Según Rodríguez, por la temática que toca Segunda cita, dedicado al 50º aniversario del triunfo de la revolución, es un disco más «local» que los anteriores y por eso mismo es «más difícil» de entender fuera de la isla. «Justamente las canciones que más hablan de los conflictos nacionales y de la vida de Cuba, son las que han ignorado las primeras críticas internacionales que han tenido», aseguró.

jpg_Silvio-Disco.jpgLas críticas de Rodríguez son desde dentro, no tratan de provocar una ruptura. Preguntado por las condenas internacionales recibidas por Cuba tras la muerte del preso político Orlando Zapata durante una huelga de hambre, afirmó que le parecía «muy bien» que «el mundo hable de lo que desee, y también que los cubanos hagamos lo mismo».

«Siempre he defendido que se amplíe el acceso a decir, comentar, criticar, opinar y discutir», afirmó. No obstante, opinó que se «amplificaban situaciones» y aseguró que seguía teniendo «muchas más razones para creer en la revolución que para creer en sus detractores».

Los comentarios de Rodríguez llegan después de que otro famoso artista cubano, Pablo Milanés, pidiera cambios y acusara al Gobierno de su país por la forma en que trata a los disidentes, durante una gira por España.

Tras las declaraciones, el cantante fue criticado duramente en medios digitales oficiales como Cubadebate, y el propio Silvio Rodríguez salió a defenderle con un comentario colgado en esa misma página web-

«Si respetan tanto al creador, como dicen, ¿por qué no le respetan que dude y diga lo que piensa? ¿Qué se gana con este cuestionamiento público, que por supuesto sale con la venia de los responsables de este sitio?… No sigamos enredando la pita, que ya está bastante difícil».

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img