spot_img

Presión bajo los pies de la danza salteña

¿Un musical con danza, teatro, acrobacias y acción, no será mucho? Por suerte sobreviví para contarlo. No es mucho. Lo pensé, es cierto. Y no creo haber sido el único. Me dije: Humm… encima la promoción puso un riguroso acento en su producción completamente salteña… ¡Si salteña! Los anuncios previos al estreno de Prana Circo Musical, lo pintaban fastuoso (y fue fastuoso). Y no es todo. Se decía con énfasis, el elenco de bailarines es totalmente juvenil, chicos de entre 13 y 23 años. (Excelentes). Y no creo haber sido el único que pensó mal… (lo repito).

Naturalidad y teatralidad en Prana Circo Musical

jpg_Prana-danza6.jpgHay que rescatar que uno puede reconocerlo sin ponerse colorado. A quien no le gusta salir sorprendido y satisfecho de un espectáculo y no al revés (decepcionado), se los aseguro. Y hay que ver para creer en las próximas reposiciones. Ya en una pose de seria paso a comentar:

Luego del estreno Prana Circo Musical, el viernes 22, en el Teatro del Huerto, la voz de la nueva danza se hizo escuchar en Salta. La historia que hilvana una comedia sencilla que se puede resumir en esa disyuntiva eterna: Esperar que las cosas sucedan o hacer realidad un sueño.

En la vida común de Susana y Delivia algo está a punto de cambiar. La oportunidad aparece en un espectáculo circense. Un sorteo y el premio es, emprender un viaje alrededor del mundo con la compañía de artistas. La gira comienza en Buenos Aires y sigue por distintos países donde el circo presenta sus funciones.

jpg_Prana-danza5.jpgEn principio, ambas enfrentan a su vocación y se aferran al circo y a sus protagonistas para vivir nuevas experiencias. Nueva York es el destino final del circo, pero el comienzo de una nueva vida camino a Broadway. Entonces, la pareja, deberá decidir seguir para alcanzar sus sueños o regresar a sus vidas comunes.

Alrededor de esta historia hay otro singular viaje: el de los espectadores. A medida que transcurren los cuadros, en medio de una singular escenografía, signo que desarticula a las puestas comunes, la sincronía de los bailes del juvenil elenco dirigido por Sabrina Sansone, impactan por su naturalidad y teatralidad. Ahi es cuando la danza comienza a mostrar sus dientes.

jpg_Prana-danza4.jpgA poco de comenzar la obra, lo que era parte del imaginario popular sobre el pre concepto que se tienen de las obras salteñas, da paso a una perfomance notable de un elenco salteño que nos abochorna con una muestra gratificante de profesionalidad, destreza y ductilidad.

Tampoco quiero ponerme chauvinista, pero los chicos salteños le imprimen un riguroso ritmo a las coreografías de Sansone. Cada cuadro resulta pulsante. Hay humor y seguridad en la interpretación. En cada gesto, poses y pasos de los bailarines, se denotan las pasiones entregadas a la danza, de una manera particular y como un sueño hecho realidad.

Hay que reconocer que luego de mucho ver espectáculos, con el tiempo uno se pone exigente, duro de emocionar, prejuicioso y hasta escéptico. Pero hay que saber entrar en la piel del espectador común donde a veces la satisfacción puede resultar doble como en este caso.

jpg_Prana-danza3.jpgPrana Circo Musical se estrenó a teatro lleno (unas 800 personas). La gran mayoría se fue gratamente sorprendidos con este musical completo, nuevo para un elenco salteño. Hoy la disciplina se torna cada vez más exigente y no todos pueden estar a la altura, sin trabajo ni sacrificio. Ahora no es solo saber bailar, ahora hay que interpretar, hacer humor y hasta acrobacias como en el caso de Salta Danza. Todo un desafío para una directora o una compañía.

Ahora bien, se sabe que el argumento tradicional sobre el efectismo de la danza, (tanto en el cine como en los musicales) es la realización de los sueños. En este sentido no es inoportuno reflejar, sin perjuicio de caer en mayores exigencias, que las nuevas búsquedas de parte de elencos nacionales e internacionales de niveles superiores respecto a los musicales, apuntan ahora a la sátira, a la parodia, a la crítica social.

jpg_Prana-danza1.jpgNo obstante Salta Danza con Prana Circo Musical cuando menos, provocó un nuevo desafío, dio un paso más allá en lo que respecta a la comedia musical. Sólo hay que pensar que en el ámbito de la danza local ahora se vienen tiempos de reflexión en cuanto a su teatralidad dormida.

La obra se recuesta sobre una atmósfera real, logra un clima natural, divierte, convence, conquista la atención y seduce al público por la perfomances tan bien logrados por los juveniles bailarines, algo que obviamente, es un mérito encomiable de Sabrina Sansone, tras tres años de un duro trabajo en la formación desde la danza, de artistas completos, en teatro, canto y acrobacia.

Ricky Pashkus, James Murray, Tamara Levington, Ana Pons, Rodrigo Cristofaro, y la Red Artística de Colombia, son solo parte de los maestros que no pasaron en vano por el Multiespacio con sus seminarios en teatro, canto, jazz, tap, percusión, acrobacia, swing, tela y clown.

jpg_Prana-danza7.jpgPrana Circo Musical, es la derivación actitud y estilo para el montaje de una comedia salteña que excede los límites del género danza y logra un contenido contundente. Es una historia calida, un viaje certero en sus coreografias y espléndida sincronización, por donde se lo mire.

Por su desarrollo natural, no forzado, en las futuras reposiciones del 28 de febrero y el 6 de marzo, seguramente franqueará las dificultades del prejuicio salteño y logrará su golpe de efecto.

Desde aqui, no lo dudamos. Será un giro que obligará a otros protagonistas de la danza local, a reformularse, porque ahora hay otra presión bajo sus pies.

“Muchos y largos aplausos…”

(*) José Acho

Periodista de Artes y Espectáculos.

Fotos: Darío Arce

www.darioarce.com

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img