spot_img

Positivo aporte al humor militante

El grupo Peso Neto Teatro acaba de estrenar un trabajo sin desperdicio, que da cuenta de la madurez actoral que van alcanzando no sólo sus integrantes sino el mismo grupo teatral como creadores del humor absurdo. La obra fue escrita por el joven músico y dramaturgo platense Nicolás Allegro, [[Nicolas Allegro, humorista, compositor y dramaturgo. Realizó cursos de guión y de dramaturgia en Guionarte, con Michelina Oviedo, y en la UNLP con Daniel Dalmaroni, respectivamente. Su obra Contra-Inteligencia obtuvo el 2º premio en el IV Concurso Nacional de Teatro de Humor, organizado por la Biblioteca Hueney, y otorgado por los jurados Mauricio Kartun, Eduardo Rovner y Jose Luis Saez en 2006. Desde 2001 es docente terciario en la Escuela de Arte “República de Italia” de Florencio Varela. Integra Ridiculum Vitae desde su creación, en 2000.]] su vena cómica halló cabida en grupos creativos como Ridiculum Vitae (Humorismo musicado). Allegro puede integrar la lista de los comediantes irreverentes junto a D. Dalmaroni.

Contrainteligencia

“Contrainteligencia” fue montada entre 2006 y 2011 por numerosos grupos de teatro en Córdoba, La Plata, Salto, Neuquén y últimamente en Formosa por el señero grupo Los gregorianos. El texto fue premiado en el IV Concurso de Teatro de Humor que organiza cada año la Biblioteca Hueney de Zapala, cuyo alma mater- Hugo Saccocia– falleció hace pocos días.

  • La obra se repone los días 5, 6, 12, 13, 20, 27 de agosto y 3 setiembre en Sala “Wayar Tedín” del Centro Cultural América de Mitre 23. La entrada general es de $30 y $15 para estudiantes y jubilados.

Peso Neto es un grupo de actores (Daniel Chacón, Pablo Dragone y Marcelo Cioffi) que hallaron esta vez en la mirada de la directora invitada Natalia Aparicio el hilo justo para llegar a buen puerto. Peso Neto ya había alcanzado un buen nivel de desarrollo teatral con su opera prima “Oniria” de Martín Giner– el dramaturgo especialista en comedias del absurdo del NOA.

Esta vez duplican su búsqueda metiéndose en la estética del cómic y de la sátira, siempre sostenidos en el humor del absurdo. El nuevo ingrediente es la militancia, quizás no en el sentido de adhesión y activismo político sino en cuanto la obra pone en jaque el núcleo mismo de las instituciones políticas y se mofa hiperbólicamente de sus mecanismos de acción, de sus sistemas de vigilancia civil y se ríe de las ideologías caducas y de sus clichés de persuasión verbal.

Por otra parte es destacable la mentalidad de integración con la que Peso Neto Teatro produce sus obras; quiero decir que más allá de la temática, de la historia que relata, los personajes que la construyen, la banda sonora, las apelaciones entre líneas, en fin, todo contribuye a crear público. Todos los recursos conducen a cualquier platea a una buena experiencia como espectadores. Los más exigentes se ocuparán de la parte seria de esta comedia que se mete con el óxido de las ideologías dicotómicas; el público ocasional se llevará unos buenos cincuenta minutos de diversión; y hasta el más novato reconocerá algún elemento que lo interprete y lo integre.

A diferencia de “Oniria” esta obra permite una pronta entrada en el argumento. Tres agentes de inteligencia del partido planean el secuestro ejemplarizador del ministro de economía consuetudinario del país. El plan incluye un juicio político que a posteriori será difundido. Entre los disparates de los ideólogos de esta izquierda armada se halla un tren revolucionario de la alegría, una simpática pantera rosa y una Minnie Mouse femme fatal (Daniela Canda). No cuentan con la sagacidad de este hombre- Sanguinetti encarnado por Daniel Chacón– que los embrolla con el palabrerío en el que se convirtieron las ideas políticas de fin de siglo y que hace de la desconfianza su principal caballito de batalla.

Para mostrar “el falso problema de las dicotomías en pugna” [[Dice Enrique Lacolla, periodista. “En la compleja trama de la política imperialista difuminar el contorno de los problemas y hacer central lo accesorio, es un recurso conocido. Una y otra vez, los latinoamericanos hemos sido arrastrados a falsas dicotomías que nos apartan de nuestro ser concreto. El remedo simiesco y casi reflejo de las ideas del mundo dominante suele ser típico de quienes son incapaces de comprender su propia realidad y usarla como filtro para apropiarse de lo que viene de afuera” en La Voz del Interior, 17/10/2007]] se recurre a dos personajes complementarios y contrapuestos; la mente del Colo- Pablo Dragone– y la mano de Miguelito- Marcelo Cioffi. Y se recurre a personajes de los cómics emblemáticos que expresan esta tensión: el Coyote y el Correcaminos, Tweety y Silvestre, los Power Rangers y otros de la misma estirpe. Con la intención de burlarse a veces veladamente y otras de manera manifiesta del liberalismo, del socialismo y de toda la mar en coche que estos modelos han disparado entre los activistas. Allegro y Peso Neto Teatro militan apropiándose de estos códigos para generar un compromiso pensante pero desde el humor.

Lo esencial, sin embargo, es que “en la sátira la ironía sea militante”. La ironía militante a menudo declara abiertamente que acepta las situaciones que son blanco del ataque de la sátira. (R.Elliot)

Seguramente los militantes inteligentes disfrutarán el espectáculo en que se desmontan los dobleces de las ideologías, habrá quienes sufran por la acidez (y de acidez) por lo que se dice y se deja de decir en esta obra y siempre habrá una mueca en la que todos nos reconoceremos como latinoamericanos.
Finalmente debo destacar la notable coherencia de lenguajes escénicos de la puesta y la cautivante comunicación que transmiten los cuatro actores en el escenario.

  • Patricia Monserrat Rodríguez

    Critica teatral.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img