spot_img

Por lejos recomendable comedia de ARPI

ARPI Teatro está festejando sus diez años de trabajo teatral con la puesta en escena de “La mujer del bígamo” obra de la madurez de Jacobo Lagsner, dramaturgo referente del humor rioplatense de los años 80 por “Esperando la carroza” llevada e inmortalizada en el cine nacional.

“La mujer del bígamo”

Después de diez años Omar Pizzorno en la gestión y producción de los espectáculos de ARPI demuestra sus ganas y compromiso con la comedia con la puesta de esta obra que atrae y cumple con los intereses del público. “La mujer del bígamo” es la historia de Teresa, la que a raíz de un detallecito olvidado en el bolsillo del pantalón por su marido Ernesto, descubre la doble vida que éste le había ocultado por unos diez años.¡ Otra que el minero chileno….este le saca años luz de diferencia!

La obra construye un dominó invertido de mentiras, las que van cayendo una tras otra a raíz de la lucidez de Teresa ( María Laura Malap). Es ella quien va reconociendo la contracara de Ernesto y va avivando a la otra (Vera interpretada por Milena Bilén) de la patología que atraviesa al maridito de ambas. La sátira se evidencia sobre todo en el hecho de que este matrimonio es el modelo de la otra pareja de la obra: Rodolfo (Guillermo Gerchingoren) y Elvira (Gaby Vásquez). Nadie está sano en esta comedia, excepto la mujer del bígamo quien después de años de ceguera decide abrir los ojos y hace caer todas las fichas del juego menos una.
Ernesto no cae. Niega, niega y sigue negando. La verdad está fuera de su naturaleza.

Escena de
Escena de
El espectador se embelesa con la capacidad de negación y con la teatralidad con la que Ernesto no abandona sus verdades, su capacidad dialéctica azora. Y esa habilidad encarnada por Gustavo García de manera tan certera hace que la comedia sea una propuesta dinámica, con el ritmo y el tempo justo. Por otra parte la obra es un caso de libro que ilustra no sólo la patología del mentiroso negador sino también a las mujeres que les creen. Y si! La culpa no es del chancho! Por ello “La mujer del bígamo” es altamente recomendable para las mujeres “avivadas”; “negadoras y mantenidas” abstenerse de ir ya que el espejo teatral puede causarles un gran impacto emocional.

El trabajo se enmarca en cuatro espacios escenográficos, definibles a primera vista. Los perfiles de las mujeres estereotipadas dan justo con las labores actorales, el amigo interpretado por Gerchingoren está abordado en el registro adecuado y con mucha organicidad. Gustavo García da cuenta nuevamente- así como en “El Piloto” y “Taxi”- de su facilidad para encarnar al chanta local, mientras Gerchingoren y Gaby Vásquez se destacan entre el elenco por los aciertos interpretativos.
Llama la atención cierto despojamiento musical, no hay subrayados melódicos y el vestuario femenino provoca cierto rechazo inicial a raíz del diseño de los vestidos. Se entiende el efecto que se busca aunque no favorece a las actrices.

  • Patricia Monserrat Rodríguez

    Critica teatral.

Ver mas sobre ARPI en: Gente de teatro que no afloja

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img