spot_img

“Oh, Sarah” una diva en apuros

Obra puesta en el Salón Auditórium de calle Belgrano 1349 de Ariel Mastandrea “Oh, Sarah” con dirección de Jorge Renoldi, invitado por Ana María Parodi del grupo Stress.


Para esta puesta, Parodi además actúa el unipersonal cuyo subtítulo es bastante ilustrativo de lo que se ve en la obra “Unipersonal trágico para una diva en apuros”.

Mientras que el día sábado 7 de noviembre a las 21.30 se presentará en la sala del Auditórium el popurri de unipersonales del actor jujeño Sergio Etcheverry “5×1= todas”; trabajo que ya hizo una breve pasada por Salta en 2007 en ocasión de la función organizada por el CFI para mostrar las obras ganadoras de su muestra. Cinco por una igual a todas de Etcheverry se detiene en el discurso de género, por su parte Ana Parodi hace lo suyo también para hablar de mujeres.

Efectivamente el trabajo se sitúa en la vida de la mítica actriz inglesa Sarah Bernardt. La obra está montada sobre dos pilares : el humor creado a partir de las ironías del texto y un buen trabajo actoral por parte de Parodi; el texto escénico permite además reconocer algunos guiños sobre el oficio y el tránsito por el lenguaje teatral ya que como actriz que fue, la Bernardt no puede dejar de referirse a los gajes de su profesión: los miedos, las contradicciones, rivalidades, intereses, gustos, fracasos y vanidades que atraviesan a todo actor.

El trabajo dedica gran parte al recorrido autobiográfico en la que la actriz pone el cuerpo con el compromiso necesario para entregarle un aplauso conquistado con eficacia.

La potencialidad de esta obra radica en gran medida en el encanto de conocer un poco más intimamente el pensamiento de la actriz inglesa, para lo cual Ariel Mastandrea comprimió y seleccionó palabras y recortes de su vida con buen tino.

De cierta manera, el trabajo humaniza a la actriz, devela sus espacios sensibles y deja al descubierto sus vulnerabilidades y recupera momentos que transparentan sus quiebres y sus ocultos rencores y orgullos vacíos de sentido ante la proximidad de la muerte.

Dicen que los borrachos, los locos y los niños dicen la verdad ¿habría que agregar a los moribundos en la lista? ¿Moribundos como Eva Perón- anteriormente Parodi interpretó el personaje de Eva en su lecho mortal en “Eva y la Muerte” de Patricia Focaccia- o como Sarah Bernardt permiten la fisura de alguna verdad ante la cercanía de la parca o son devorados hasta el último instante vital por las semejantes personalidades o personajes con los que vivieron la fama, la pena, la vida en sí?

La última producción permite ver algunos momentos en la vida de Sarah, sus penas y sobre todo la ironía inquebrantable con la que tomó los hechos de su vida. Para los espectadores que manejan algo del código teatral y sobre todo de los vaivenes estéticos canonizados, Oh Sarah resulta atractiva porque muestra el pensamiento del actor y las razones que lo llevan a sus decisiones estéticas.

Sarah es también Antígona, es Ofelia, es la luchadora feminista, la transgresión en un oficio que respira de lo prohibido.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img