spot_img

Muestra «Tango Nude Art»

«En esta muestra confluyen todos los géneros que se pueden dar bailando tango como medio de comunicación exquisito”, dice Fabián Villaroel, sobre los indicios que lo llevaron a encontrarse con esta serie de fotografías que hoy están en una exposición.


La exposición está integrada por 11 obras.

“Podían haber sido muchas mas pero quería que fuera distinto a lo que venía observando. Veía obras pequeñas pero de gran formato. Yo quería mostrar el bastidor de un gran pintor entonces esas obras tienen 1 metro x 1 metro o 1 metro x 1,30 x 0,80 ese es el promedio”.

“El proyecto Tango Nude Art nace en el año 2017 a partir de ver el musical Tango Corrupto de Oscar Lajad al cual estaba invitado a hacer las fotos del evento».

Sus fotografías pueden apreciarse en el Centro Cultural América en Mitre 23, del 16 al 30 de octubre.

villaroel2.jpg

«Fui antes a ver los ensayos para ver lo que iba a pasar en escena en eso me sorprendió mucho ver a dos guapos bailando tango lo que me causo gran impresión.
A partir de ello descubrí que antiguamente aprendían a bailar tango bailando entre ellos».

«Otros amigos bailarines Ana Barros y Facundo Arnedo me comentaban la cantidad y diversidad de gente que baila tango en Japón y Corea. Cuando me dijeron diversidad pensé en la posibilidad de la gente de elegir hasta su inclinación sexual».

«La concreción de las tomas que conforman esta exposición fue un proceso lento y delicado tal como lo explica Villaroel, “al principio lo plantee y me tomaron por loco y me respondían Bailo tango pero con ropa”.

«Asi es que la búsqueda se orientó por el lado de coaches de tango y modelos que se animaran. “uno de los modelos es Paco Losada que es diseñador de modas, también Claudia Gaitán que es bicampeona mundial de fitness (salteña), también una pareja de un abogado y una tatuadora que entendieron bien la propuesta y sin ser bailarines hicieron las poses necesarias para lograr las tomas».

«Creo que hoy todos los que pasaron frente a mi cámara están bailando tango”.

Villaroel cuenta que un gran número de personas se involucraron en el proyecto e hicieron posible su trabajo.

“Destaco a Iván Barrientos que me prestó el lugar quien es un gran coach y amigo para apoyar el arte, Ana Barrios y Paco Arnedo quienes coachearon los modelos bailarines, Naza y Pilar ambas exquisitas fitness nuestras, Santiago de la Cruz que es un chico trans un gran activista de la igualdad de derechos y se merecía un lugar. Con el tiempo la gente se fue adaptando a la idea. Creo que hoy se me haría más fácil”.

villaroel3.jpg

En cuanto a la estética elegida para esta serie Villaroel dijo que “podría haber sido más crudo. Pero tengo la premisa que el desnudo artístico no es desnudo artístico o puede ser otra cosa, puede ser arte erótico o pornografía».

«Pero si el desnudo con el mismo trabajo de luces y sombras no se oculta no debe ser explícito. El arte está en ocultar lo que no se tiene que ver, la genitalidad sobre todo con las luces y sombras … más con las sombras».

«En este caso desarrollé una estética con esa impronta. Soy fanático de Rembrandt por cómo ilumina, con los oscuros o rojos que usa. Cuando terminé la primera me gustó e hice que todas tuvieran un tratamiento similar. Dentro de ese tratamiento abordo el blanco y negro y el color bajo la misma estética”, concluyó.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img