spot_img

Honesto e incoveniente

“El lector”, amorosamente correcta. “Siete almas” humanamente inconveniente. Dos filmes elegidos y comentados del mundo del cine al DVD hogareño.


Stephen Daldry se ganó mi simpatía cuando hizo “Las Horas”, una bellísima y dolorosa historia de tres mujeres desgraciadas a las que encastró y desencastró en una estructura narrativa bastante compleja pero desafiante para cualquier espectador inteligente y sensible.
Ahora trae a mi casa, gracias a la “gloriosa industria ilegal del DVD”, la película “El lector” con Ralph Fiennes – el de “El paciente inglés” – y Kate Winslet- la actriz inglesa de “Titanic” y “Revolucionary Road”.

jpg_Winslet.jpgUna historia de amor bella por los inconvenientes, políticamente incorrecta después y humanamente correcta deliciosa y dolorosa al final. La edad los separa primero, el silencio y la lectura los unen para siempre, el amor los une y los separa, el dolor los junta después, la justicia vuelve a distanciarlos, una nueva forma del amor los envuelve otra vez y luego, la muerte los separa. Todo hecho con una sutileza y una sensibilidad femenina.

Un trabajo inolvidable de la actriz inglesa por la que nadie daba nada después de “Titanic” y ya ven. Alguna crítica destacó por ahí que el gancho está en el hecho de que en gran parte de la película la Winslet está desnuda y en escenas inquietantes eróticamente hablando. No saben ver ni leer entrelíneas.

Las mejores escenas se dan más allá de esas: el momento en que ella lo baña a él, cuando él pregunta si ella lo ama y ella con dos silencios responde todo y la escena del reencuentro en la cárcel…. desde allí una mujer que entiende la parte oscura del amor no puede dejar de llorar. Justa, impecable la escena de Lena Olin hacia el final de la película.

Destacable el compromiso de David Kross en la primera parte de la historia. Y el cierre, un verdadero acto de amor, un libro que finalmente decide abrir sus páginas y dejarse leer, el amante que se hace cargo de su voz y de su amor. Una historia de amor frustrado y logrado, una pregunta tras otra y un libro tras otro. Todo lo que puede unir la lectura, las historias, las palabras y a la vez todo lo que desatan o anudan para siempre. Stephen Daldry, has arrancado las lágrimas más hondas de este cada vez más insensible corazón. Bravo!!

No hay punto de comparación con “Siete almas”, espectáculo que llega por estos días al cine pero que si van a mi DVD club ya se consigue por tres pesos o cuatro. Le había otorgado a Will Smith haciendo drama pero acabo de rescindir ese contrato hasta su nueva producción.

En “En busca de la felicidad” pasaba las de Caín para conseguir darle de comer y dormir bien a ese chico que era su hijo. Hacia la mitad de la película hasta yo le habría comprado esos aparatejos que vendía con tal de que en algo le vaya bien. El espectador sufre con ese camino minado de desgracias y ese corazón sembrado de buenos sentimientos. El personaje estaba ajustado, no desbordaba.

jpg_Siete_Almas.jpgEn “Siete almas” ni la historia ni los personajes son verosímiles, si se logra crear un ambiente denso, oscuro sobre todo en los flashbacks del atormentado recaudador de impuestos compuestos por Smith. Poco a poco nos vamos enterando de las razones de su pena: la culpa y la pérdida y de sus intenciones redencionistas. Una especie de “Cadena de favores” pero con golpes bajos y fines enfermos.

La lentitud, lo edulcorado, la sensiblería y cierta carga de fanfarronería logran que esta película se caiga por sí misma. La historia de amor entre Rosario Dawson y Smith se alarga y tiene una estructura repetitiva.

El final constituye el gran y último golpe bajo de una gama de ellos repartida con equilibrio en la película. Una apología del suicidio sin ninguna frontera moral. Lástima. Habrá que esperar que se haga un aprendizaje y una nueva producción quizás renueve expectativas.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img