spot_img

Gente de teatro que no afloja

Un hecho poco frecuente se vivió la noche del viernes 1 de julio en la entrañable sala del Teatro de la Fundación. El conocido actor Omar Pizzorno y su grupo recibieron un sencillo homenaje de parte de quien representa al Instituto Nacional de Teatro, la sra Cristina Idiarte. La comunidad teatral se hizo presente también con algunos actores que presenciaron la función de “La mujer del bígamo”, última producción de ARPI Teatro y se quedaron en la platea ofrendando sus aplausos a la trayectoria que viene marcando el grupo en el ruedo escénico.

El festejo de ARPI, diez años en las tablas

La celebración fue casi una “perfomance artística”, despojada de la formalidad con que fue concebida resultó una forma más genuina de reconocer la labor de estos comediantes que ya llevan transitando el escenario una década. Pocos años para hablar de una tradición pero bastantes para ir descubriendo ya algunos perfiles de ARPI.

Importante por lo emotivo fue el respeto con el que se recibió en el escenario al actor-director Carlos Armatta, conocido en el ambiente como el Negro. Verlo subir de la mano de una de las actrices era ver subir a un trabajador de las tablas, entrado en años, doblado por ellos pero entero y con la mirada límpida de quien se siente joven por dentro. Pocos son los actores que en el oficio pueden plantarse así en un tablado. Justas y precisas las palabras de Idiarte al recibirlo y entregarle un recordatorio de parte de la comunidad teatral local.

ARPI nació con una fuerte identidad dramática, prueba de ello son sus obras: “Confesiones en el barrio chino”, “Crónica de un secuestro”, “Techos rojos para zapatitos blancos” y hace poco “Sólo los giles mueren de amor”. Los autores que visitaron – Nicolás Dorr, César Brie, Salo Lisé, Mario Diament -representan el compromiso social, la militancia de ideas y el llamado a la conciencia. Todas estas obras formaron parte de la primera época de ARPI; luego del alejamiento de Carlos Armatta el grupo dio un giro hacia el código de la comedia.

Es impostergable reconocer que ARPI fue uno de los pocos grupos que reconoció cabalmente el trabajo de Salo Lisé, llevando a escena su obra “Techos rojos para zapatitos blancos”. Aquella noche el propio Salo recitaba con devoción los textos en la primera fila mientras presenciaba la puesta llevada a cabo acertadamente por el director Jorge Renoldi.

Entre los méritos del grupo es necesario destacar también su prolijidad en la producción y la seriedad en la gestión de las obras. Esto habla de un notable sentido de respeto por el público formado y de la necesidad de sostener una continuidad profesional.

Y ya en la veta cómica del grupo hay que resaltar su incursión por la dramaturgia propia. Más allá de las repercusiones de “El piloto” y “Revuelto de humor” escritas por Pizzorno lo visible es que hubo una búsqueda de la palabra que exprese las necesidades de decir y decirse del grupo. La veta política en el monólogo de la Patria de “Revuelto de humor” expresaba de manera cruda los efectos del accionar político de los gobiernos locales. Claro que el humor y los inconvenientes de la actriz en este montaje llevaron a que esta incursión pasara desapercibida y perdiera continuidad entre sus búsquedas dramatúrgicas.

Por último hace falta reconocer la predilección por Jacobo Lagsner entre las producciones del grupo. Lo eligieron en “Locos de contento” y ahora con “La mujer del bígamo”. Ambos trabajos ponen el acento en el matrimonio, institución gastada ya por las innumerables experiencias de relación que aporta la modernidad . “Con el humor, Langsner logra decir cosas muy profundas, que de otra manera no habría podido expresar con tanta fuerza. Langsner ha señalado el punto esencial de lo que escribo se apoya, principalmente, en la hipocresía de la clase media a la que pertenezco”

Las producciones de ARPI

El Grupo ARPI Teatro, fue creado en el año 2.001 por Omar Pizzorno y Carlos Armatta con la obra “Confesiones en el Barrio Chino”. Al año siguiente junto al Grupo de Investigación Teatral (GIT) pone en escena la obra homenaje al gran director y dramaturgo salteño Salo Lisé “Techos rojos para zapatitos blancos” luego “Crónica de un secuestro”, y “Locos de contento” de Jacobo Langsner. Armatta dirige la primera obra como dramaturgo de Pizzorno “El piloto” Después de algunos años Armatta decide trabajar en forma independiente, es entonces que Pizzorno asume como director del grupo, escribe, dirige y produce “Revuelto de humor” y “Y usted…¿a qué vino?», dirige también “La primera cena” de Rosana Aramburú, “Sólo los giles mueren de amor” de César Bríe y en su Xº aniversario «La mujer del bígamo» .

  • Patricia Monserrat Rodríguez

    Crítica teatral.

Ver más en: Por lejos recomendable comedia de ARPI

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img