spot_img

Francella, Perón, Evita y las joyas

El filme “¡Atraco!” tiene como figuras centrales a los argentinos Guillermo Francella, Nicolás Cabré y Daniel Fanego, y a la española Amaia Salamanca. La historia relaciona estos hechos con joyas que fueron de Eva Duarte y la necesidad de Juan Domingo Perón en su exilio de empeñarlas. Se trata de una coproducción entre España y Argentina dirigida por Eduard Cortés, que acaba de ser elegida para la sección oficial, fuera de concurso, del próximo Festival de San Sebastián.

“Películas con estas características, por la crisis que está viviendo España en este momento, no creo que sea sencillo volver a rodar en breve tiempo, y cuando la estábamos filmando en los estudios de Alicante nos contaban que en ese momento sólo se estaban rodando dos películas”, asegura Francella, que se prepara para viajar en septiembre a la costa vasca y quien con este trabajo llegó a participar de 26 películas.

La historia de la película se remonta a mediados de la década del 50´ y surge a partir de una noticia aparecida el 10 de mayo de 1956 en el diario ABC que tituló en su página 47 “Del atraco en una joyería de la Avenida José Antonio”, a propósito del asalto que la jornada anterior había tenido lugar en la tradicional joyería Aldao, en la Gran Vía, uno de los paseos más antiguos y emblemáticos de Madrid.

Allí, dos hombres disfrazados como integrantes de la fuerza aérea, armados y al grito de “Esto es un atraco” irrumpieron en el lugar para llevarse como botín joyas exhibidas en la vidriera y otras celosamente atesoradas en la oficina del dueño. Poco más tarde, los dos implicados “del otro lado del Atlántico” fueron apresados y condenados a toda velocidad.

Fanego compone a Landa, uno de los asistentes de Perón en Panamá, que pide colaboración al jefe de seguridad del líder, Merello, interpretado por Francella, quien a su vez busca apoyo en Miguel, encarnado por Cabré, en este caso un actor principiante y de poca monta que resultará demasiado inocente y principalmente torpe para resolver el encargo con éxito.

“Fue muy movilizante hacer este personaje, vi sólido el guión desde un inicio», explica Francella. Para el actor argentino se trata de su segunda incursión en el cine extranjero, después de su rol en la película mexicana “Rápido y cursi”.

“Soy Bart Simpson, estoy quince horas todas las semanas por Telefé”, dice Francella en tono jocoso a propósito de sus múltiples apariciones con los unitarios “Casados con hijos” y “El hombre de tu vida” y explica que más allá de sus papeles dramáticos en “El secreto de sus ojos” y ahora el de “¡Atraco!”, ama las comedias y seguro volverá al género, incluso en el cine.

“Leo mucho teatro, y todavía no aparece algo que me convenza. En cine, para 2013, ya tengo dos películas en carpeta, hasta ahora sólo proyectos, pero muy en firme”, asegura acerca de su futuro profesional que, por ahora no incluye más televisión, explicó el actor que propuso a Cabré como su socio de aventuras en este filme que se estrena en Argentina antes que en España.

“Mi personaje es el de un guardaespaldas de Evita, que de alguna forma quedó enamorado de ella aunque diga que a ‘las diosas se las adora, no se las ama’ con lágrimas en los ojos”, asegura el actor que después del filme de Campanella apareció en la mexicana “Rápido y cursi” y en “Los Marziano”, e hizo una breve aparición en “El vagoneta en el mundo de cine”.

Francella recuerda que “estuvimos en Madrid, en Valencia, en Alicante, Elche, Alcoy, hubo muchas cosas en esas ocho semanas, y la pasamos bien, cada uno sacando partido a sus ratos libres, por ejemplo yo me escapé a Galicia, aunque nos gustaba mucho ir a comer, porque allí se come como los dioses. Esperábamos que llegue la noche y comíamos…¡esos jamones!”, dijo con su típica combinación de ojos bien abiertos y expresión de asombro.

  • Fuente: Télam

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img