spot_img

Estrenos y refinamientos sonoros

Ravel es un compositor muy difícil de ejecutar, tanto pianísticamente como orquestalmente. Requiere volubilidad dentro del orden clásico, velocidad, brillantez y virtuosismo orquestal aplicado con mesura. Repasemos brevemente los números de esta Suite. El preludio posee un diseño a modo de perpetuum con figuraciónes arpegiadas uniformes, en un momento el efecto es de una movilidad mercurial en palabras de Cortot.

  • Programa: Maurice Ravel, Le tombeau de Couperin. Suite orquestal, Sinfonía en re menor de César Franck. Directora Yeny Delgado. Orquesta Sinfónica de Salta. Jueves 1 de septiembre, a las 21.30, en el Teatro Provincial de Salta.

La interpretación alcanzó una sonoridad de tipo impresionista. La Forlana se escuchó con nervio mientras el motivo rítmico característico y los ornamentos franceses aparecieron en todo su esplendor. El Menueto fue gracioso, interesante la imitación de la gaita en el grave sostenido.

Para terminar el Rigodón, baile de figuras provenzal de origen campesino, adquiriendo carácter galante cuando se traslada a la corte, logrando el efecto danzable mientras una orquesta atenta y aplicada seguía los matices de la directora. El Neoclasicismo que destila la obra fue interpretado muy bien por músicos y directora: hay elementos originales pero con un barniz antiguo, como una máscara sutil y esencial que atraviesa toda la música de Ravel. Unas palabras de reconocimiento para la sección maderas que fue todo lo prolijo que requiere el compositor francés.

Yeny Delgado (clic para agrandar)
Yeny Delgado (clic para agrandar)
Comentemos brevemente la Sinfonía en re m de Frack. Música pura en palabras del propio compositor, en su más alto nivel. La obra se inicia con esa perturbadora sombra, un motivo interrogante que le insufla un aire de misterio. Se funden el segundo y tercer movimiento en donde cobra relevancia la sinuosa melodía entonada por el corno inglés (excelente la solista A. Coratolo) El final está impregnado de la idea de redención luminosa en una forma cíclica a modo de recuerdo de lo que realiza Beethoven en su 9 ª
Sinfonía, citando los temas precedentes. La cuestión está planteada en como emular en esta compleja obra la serena personalidad del autor, la estricta adherencia a las directrices de la partitura, lo que no está escrito y solo fue delineado o sugerido por Franck. Así planteado el asunto analicemos lo que escuchamos: Yeny es una directora que ha demostrado compromiso y sobre todo estudio (que es lo que más necesita un director para poder transmitir la idea de obra a sus músicos) precisión y detalle para conjurar los climax.

Creemos sin lugar a duda que tiene las ideas muy claras y que las sabe traducir de manera directa. Hubo lugar para algunos refinamientos en la dinámica (segundo movimiento) en el acompañamiento al corno inglés con un sonido balanceado en todo momento, de lo mejor del concierto. Hubo texturas luminosas en el primero y el último movimiento, un control medido del orgánico orquestal y para el final se reservó una inexorable conducción de la música hacia un final espiritual.

Por otro lado se crearon ciertas atmósferas de expectativa y dramatismo que son particulares de este compositor organista y afecto a estas sonoridades. Para quien esto escribe la medula musical estuvo en el segundo movimiento en donde se encontraron románticos retardos del tempo, una fuerte diferenciación de las texturas para distinguir los dos componentes principales de la estructura del movimiento y una aural imagen de cohesión sonora.

  • Magister Pablo Alejandro Sulic
  • Fotos: Isidoro Zang

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img