spot_img

Es un romance maduro su voz

Teresa Parodi canta y cuando canta su corazón vuela como un pájaro por toda la sala. Su voz comprometida, impregnada del tono correntino pero universal, cautiva a la platea salteña y todos los presentes se entregan a su arrullo ondulante y de modulaciones maduras.

Teresa Parodi canta

Teresa canta su primer tema “Barco Quieto” con el que también arranca su nuevo disco y pide permiso a su público para sus entregar sus nuevos temas de “Corazón de Pájaro”, con zambas, vidalas y canciones; siete escritas por ella y siete de otros autores inmortales pero que ella las hizo suyas. “Porque al final son también mías y de todos nosotros ¿o no?”, pregunta como justificándose.

Su recital en la Casa de la Cultura será inolvidable para los pocos que fuimos y que parecíamos muchos, porque cada final de tema, la gente la aplaudía tanto como si fuera el último de la noche. Y como los aplausos no alcanzaban, tanto derroche de magnetismo, con la devoción a flor de piel el público la ovacionaba en todo momento.

Desde el primer tema su recital en Salta tuvo como dos partes. Más allá del género litoraleño que la hizo conocida, sonaron los temas nuevos como homenajes a sus seres queridos y otros que sentía se debía asimisma. También los antiguos para complacer los pedidos eternos del público. Es decir, su recital fue una retrospectiva de su vida.

Teresa sigue cantando pasada la medianoche. Su repertorio tiene ahora sus aires de chamamé, pero como se atrevió a saltar las fronteras de los géneros, como ella afirma: “El espíritu de mi gran amiga Mercedes Sosa parece como se apodera de mí”. Teresa canta, pero con vuelo universal, y esa mixtura folclórica le otorga características exóticas y cautivantes.

Los temas clásicos del folclor norteño “Tu que puedes, vuélvete”, “Me gusta Jujuy cuando llueve”, no son simples interpretaciones; reafirman su personalidad de cantora. Los tonos de su voz suenan maduros, consistentes y pasionales.

Como ocurre pocas veces, la noche de un recital se torna íntima y mágica cuando el disfrute es mutuo. Ella mira a una platea magnetizada y sabe que después de cantar, no necesita más que su voz sencilla de típico acento correntino para charlar con el público como si fuera su confidente de toda la vida.

Entre tema y tema contó su historia. Así su recital fue diálogo público en un tono de intimidad. Para lograr el romance calificado con el público sobraron sus dotes de compositora, gran cantora y la sólida compañía de un guitarrista y un percusionista.

Fin a una ausencia artística de Salta que duró poco más de 15 lagos años por el esfuerzo organizativo y la visión cultural sembradora del cantautor salteño Alito Salín. Ella prometió volver si se lo piden. Para su vuelta en vivo a Salta, Teresa tiene bien ganado el boca a boca en lo que hace a público.

El éxito artístico logrado en este recital marcará en varios aspectos un antes y un después. Cuando alguien decida que regrese, será para recoger los frutos.

  • José Acho

    Periodista de Espectáculos
  • Fotos: Miguel Vargas

GALERIA DE FOTOS (click para agrandar)

Teresa1.jpgTeresa2.jpgTeresa3.jpgTeresa4.jpgTeresa5.jpgTeresa6.jpgTeresa7.jpgTeresa8.jpgTeresa9.jpg

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img