spot_img

Electro “Fashion” Circus


No son sonidos que salvarán al mundo ni tampoco una música de culto. Pero no genera violencia y uno se divierte mucho si logra conectarse en cuerpo y mente con las frecuencias sonoras que se emiten; lejos del caretaje o el típico entorno “fashion” salteño.

Eso fue en escencia el “Electro Circus II” de Gimnasia y Tiro del sábado 14 de marzo de 2008. Se logró una muy buena fiesta electrónica temática “fashion” y punto. De menor inversión que la primera, pero digna en imagen y clima festivo.

Tuvo sus puntos altos donde logro alcanzar un clima y sus puntos bajos con un “bache” sin DJs, donde alguien puso viejos remixs ochentosos de dance europeo. Fueron “retro hits” que por unos cuarenta minutos desdibujaron todo el trabajo fino que consiguieron los DJs que arrancaron desde las 22.

El show no estuvo en la cabina de los DJs, sino abajo la carpa y bajo las escaleras de cemento de la cancha. El sector elegido para esta ocasión fue el que da a la calle Virrey Toledo. Había dos barras, una tienda de remeras verdes de moda militar (habia una con letras de molde que decía: Irak), dos pantallas gigantes, demasiada luz para una fiesta electrónica y cierta onda boliche de la que los salteños no podemos salir.

Una excelente variedad de perfomances, trapecio en telas, payasos, bailarinas a los dos costados de la cabina de DJs. y el cotillón de fiesta de carnaval que aparecía en las pistas cada tanto, para dar más color y onda circo a la fiesta, lo que por cierto se logró muy bien.

Si bien se notó la inversión y una producción para lograr una buena fiesta, este trabajo no estuvo puesto en los puntos necesarios. El Sonido, por ejemplo, tuvo un presupuesto bajo. Buenos graves que golpeen en el pecho es básico para una fiesta electrónica. Me enteré que el sonidista tuvo que poner más parlantes y potencia al sonido que lo arreglado con los organizadores, para no pasar verguenza.

En cuanto al tipo de público hubo una mezcla interesantes, popular y medio alto. La pendejada “fashion” y algunos jóvenes “nenes de papá” y también un par de generaciones fusionadas. Muchos de los más jóvenes llegaron a la fiesta con más producción encima que con ganas de divertirse. Los atuendos de las chicas era de modelos, propia de quien va a un desfile de modas.

Heyy, chicooosss… era una fiesta electrónica en los albores del 2010.
Hubo algunos que bailaban con revoleo de manos, como se hacía más de una década atrás cuando la cultura electrónica nació con la “Love Parade” de Alemania. Eso ya fue… ¿Y si nos actualizamos un poco?

De ahí en más, la fiesta no paró de subir en clima. Obviamente que el punto más alto de la fiesta vino de parte de la “Femmes on Decks”, las chicas llamadas Laura Seh y RoMix. Al principio pensé que su salida iba a ser teatral. Que iban a subir al podio hechas unas estrellas, todas producidas, llenas de brillo, super raros peinados nuevos, para brindar un show armado.

Pero no. Me extrañe, al verlas subir sencillas, con dos chicas comunes, con una vestimenta normal, sin producción alguna, dispuestas a poner música, hacer divertir y divertirse. Eso se notó a lo largo de la hora y media que duro su set.

Arrancaron bien arriba con clima enfervorizado, house y tech house, efectivos. Lejos de hacer un show de su set, se dedicaron a mezclar y manejar los climas. Enfervorizar a la gente y divertirse haciendo lo que les gusta.

“Tet a tet” las jovenes femmes salieron airosas de su set que comenzó a las 4 am, hasta que las 5.45, la policía (que odian ver a la gente diviertirse), rodeó la improvisada cabina y les cortó abruptamente la música.

La reunión electrónica tuvo dos finales: el primero para los que se fueron cuando se cortó la música, luego de bailar mucho. Eso fue entre las 5.46 y 6 am. El segundo final para los que se quedaron pindiendo más música. Son aquellos que despertaron tarde a la diversión, luego de mucho alcohol. No querían irse, asi que la impaciente Policía salteña, los dispersó de la peor manera, con gas de pimienta. Lamentable segundo final.

Casi unas mil personas, no se si les alcanzó para cubrir los costos a los organizadores, sobre todo para cumplir con las otras dos fiestas que tienen planeado hacer este año.

En sintesis la “Electro Circus II”, estuvo lejos del concepto “cultura electrónica” y lejos del objetivo de una búsqueda de espacios de entorno natural por la polución de las grandes urbes. Para mi fue una buena fiesta temática, muy bien lograda con estilo circo y música electrónica, punto.

Más en: Dos femmes DJs “tet à tet”

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img