spot_img

El “concierto de la cárcel”

En el ámbito musical ya no sólo será recordado el tema “Rock de la cárcel”, sino también, desde el viernes pasado el inédito y singular “Concierto de la cárcel”, se convirtió en un paso más de la Orquesta Sinfónica de Salta para quedar en la historia de la música clásica argentina.


La Sinfónica con todos sus músicos traspasó los muros y una frontera social con su histórica actuación por primera vez en un penal carcelario, en este caso de Villa Las Rosas.

La rutina cotidiana se quebró a las 15 horas en punto, cuando los internos de buena conducta se acomodaron una improvisada platea preferencial para escuchar a Ginastera, Cuchi Leguizamón, Dvorak Rossini o Johann Strauss.

Un público especial
Un público especial
Un día inusual fue también cuando los sonidos clásicos de bajos, violines, violas y tambores se elevaron y llamaron la atención de presos ubicados en algo así como “palcos” enrejados a las ventanas de los pabellones de tres plantas de máxima seguridad, ubicado hacia un costado del escenario.

Más de un centenar de personal uniformado fue necesario para la custodia en el ingreso y estadía por más de una hora dentro del penal de un centenar de visitantes que luego, por la seguridad provista, se mezclaron con los invitados músicos y prensa acreditada para este especial concierto.

Frente al escenario esa platea inusual ubicada en el patio de usos múltiples de la penitenciaria aplaudió fuerte la interpretación, según el director Luis Gorelik, “de un repertorio popular y conocido para un público poco acostumbrado a la música clásica”,

Concierto de la Carcel3
Concierto de la Carcel3
Como autoridades visibles asistieron el subsecretario de Cultura Claudio García Bes, el subsecretario de Políticas Criminales y Asuntos Penitenciarios Ángel Augusto Sarmiento, el director del Servicio Penitenciario Martín Daniel Martínez.

Los internos aplaudieron de pie y pidieron otra pero no fueron complacidos, quizás porque el Gorelik no esperaba esa reacción y no preparó el clásico bis. No obstante abogó por volver o si alguna vez deciden readaptarse, los invitó “a seguir las actividades regulares que organiza esta Orquesta Sinfónica de Salta”, sostuvo.

Todo culminó con un acto con el obsequio de placas recordatorias a la Secretaría de Cultura y al director de la Sinfónica donde se destacó esta movilización inusual de la cultura para incentivar la readaptación social y para que los internos entiendan que la reinserción social es posible.

  • Fotos: Isidoro Zang

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img