spot_img

¿Duelo Sinfónico entre Salta y Tucumán?

A través de la incorporación de nuevos músicos la Sinfónica de Tucumán está recuperando el nivel que tradicionalmente supo caracterizarla . Uno de los integrantes de la Sinfónica de Salta ya emigró a la vecina provincia. Se trata de Franco Falce, violinista tucumano que volvió a su pago al ritmo de la renovación que está viviendo la orquesta de su provincia bajo la batuta de su director, el maestro Roberto Buffo.

El oboe solista de nuestra orquesta, el brasileño Ricardo Da Silva, fue invitado a tocar en Tucumán. ¿Intentan seducir al simpático y amable músico carioca? Buffo conoce y aprecia las virtudes del Primer Oboe Solista de la Orquesta Sinfónica de la Provincia de Salta, que ganó un concurso en Tucumán en el 2004.

Por el momento Salta sigue adelante en esta «pulseada» sinfónica con los tucumanos: este jueves toca en la Casa de la Cultura el maestro Alberto Lysy, violinista de primer nivel internacional.


La Sinfónica de Salta tiene panegiristas y detractores y es difícil para quienes no tenemos una cultura musical lo suficientemente refinada encontrar un punto de equilibrio para juzgarla. Sin dudas que ésta es la iniciativa en el campo de la cultura más destacada de la gestión de Romero. Esta orquesta atrajo a músicos argentinos y extranjeros de buen nivel y ha sido elogiada por la prensa nacional en sus presentaciones en Buenos Aires y Bariloche. También salió del país para ofrecer un concierto en Asunción del paraguay. En el 2004 recibió el premio a la mejor orquesta del país. «El sueño de un ególatra» la llamó un pequeño lenguaraz cuando jugaba a periodista crítico, antes que arreglara con el Grand Bourg para transformarse en un operador político a lo grande.

La Sinfónica de Salta, dirigida por el venezolano Felipe Izcaray, entusiasma al crítico José Mario Carrer. Nadie puede dudar que es mejor que la antigua orquesta, con la que se cometió un torpeza enorme al maltratar a los músicos que la integraban, algunos de los cuales no tendrían un nivel internacional, pero todos ellos entregaron sus vidas a la música. La secretaria de Cultura Eleonora Rabinowicz y el gobernador Juan Carlos Romero fingieron que nunca hubo música sinfónica en Salta hasta que ellos crearon la Gran-Orquesta-Sinfónica-de-la-Provincia ex nihilo.

¿Pero el grupo de buenos músicos salteños que hoy están bajo la batuta de Izcaray de dónde vienen? ¿Bajaron acaso de un plato volador? ¿Qué les costaba a Rabinowicz Ferrer-Romero Di Gangi homenajear a aquellos esforzados músicos locales que tocaban los jueves en el Teatro Alberdi, entregarles una medalla, reconocer a la nueva Sinfónica como una continuidad de las anteriores que venía a coronar una historia musical vasta y valiosa?

Torpeza como ésta de las dos máximas deidades cultas de Salta provocaron el enojo de quien es quizá el mejor músico que tiene hoy Salta junto a Dino Saluzzi. Se trata del oboista salteño David Seghezzo, que desarrolla una destacadísima carrera en Europa y no quiere saber nada con la Sinfónica de Salta. Seghezzo mantiene una silenciosa y cálida solidaridad con aquellos músicos maltratados y ninguneados por Rabinowicz-Ferrer, de quienes es amigo y reconoce como compañeros en su pasión por la música. Y en su actitud ética David tiene razón. La cultura a veces no pasa sólo por un oído musical que perciba alguna diferencia entre Mozart y la cumbia villera sino por el buen trato y el respeto, cualidades que a menudo no son estimuladas por la soberbia.

Pero si gracias al soberbio y afinado trío Romero-Rabinowicz-Izcaray no podemos tener a David Seghezzo en el oboe, uno de sus mejores alumnos está en Salta para ocupar ese lugar: el destacado músico brasileño Ricardo da Silva

Da Silva nació en Río de Janeiro en 1971. Comenzó sus estudios musicales a los 7 años con su padre Geraldo da Silva y a los 11 años ingresó en la Escuela Nacional de Música donde estudió oboe y guitarra clásica. A los 16 continuó su formación oboística con Moacir de Freitas en la Universidad Federal de Rio de Janeiro y música de cámara con Moises Avila.

Ha realizado diversos cursos de perfeccionamiento con los maestros Luis Carlos Justi, Paulo Barreto y José Francisco Jr. (Brasil), David Seghezzo y Cristian Cocchiararo (Argentina), Ingo Goritzki y Andrea Wittmann (Berlin).

Además, participó en la Banda Sinfónica de Volta Redonda, Banda de Barra Mansa y Banda de Rio Claro; Orquesta Sinfónica de la UFRJ (Primer oboe), Orquesta Sinfónica Nacional (Segundo oboe), Filarmónica de Rio de Janeiro (Segundo oboe), Orquesta de Cámara de la Sobeu y Orquesta Sinfónica de Curitiba Estado do Paraná (Primer oboe).

Da Silva ha interpretado los siguientes conciertos: Concierto para oboe y orquesta de W. A. Mozart kv 314 en C mayor, Concierto Op 9 Nª 2 en D menor de T. Albinone, Concierto Nª 3 en G menor de G. F. Handel, Concierto en F mayor de J.S. Bach, Concierto en C mayor de J. Haydn y Concierto en C menor de A. Marcello.

Desde 2002 hasta la actualidad Ricardo da Silva es Primer Oboe Solista de la Orquesta Sinfónica de la Provincia de Salta, Argentina. En 2004 ganó por concurso el cargo de oboe solista de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Tucumán. Obligado a optar, se quedó en Salta.

El 17 de marzo Da Silva tocó con la Sinfónica de Tucumán. «Tres siglos de música» se denominó el concierto brindado en el teatro Alberdi por la Orquesta Sinfónica de la Universidad Nacional de Tucumán, bajo la dirección de Roberto Buffo. «Se trata de un programa dedicado a la música de los siglos XVII, XVIII y XIX, en el que se interpretará algunas de las obras más emblemáticas de la historia de la música», comentó a La Gaceta Buffo. Dentro de ese programa, se interpretó el Concierto para oboe, cuerdas y continuo en do menor de Alessandro Marcello, que tuvo como solista al Primer Oboe Solista de la Sinfónica de Salta.

«Hace tiempo que quería tocar en Tucumán, ya que por incompatibilidad de funciones, no pude tomar el cargo que gané por concurso. Ahora podré concretar ese anhelo y, por esa razón, elegí algunas de las obras más bellas de la historia de la música», comentó Da Silva. El diario tucumano La Gaceta apuntó que una de esas composiciones es el Concierto para oboe y orquesta en do mayor, que Mozart compuso en el verano de 1777, a los 21 años.

Sobre el renacer sinfónico de Tucumán, el crítico José Mario Carrer, que tiene gran vinculación con la vida cultural de esa ciudad, nos comenta: «Parece que Alperovich comprendió la importancia del Turismo y de la Cultura».

¿De quién aprendió esto Alperovich?. ¿Tal vez de otro gobernador de la región que se jacta de haber creado dos museos, se enorgullece del Abril Cultural y muestra como ejemplo de Cultura a una costosa Sinfónica con la que busca elogios de la prensa nacional a la que se pagan viajes y estadías para que la escuchen y comenten sus perfomances?

Una visión más humilde y realista del presunto «renacer sinfónico de Tucumán» la tienen los mismos tucumanos. Desde San Miguel de Tucumán, Fernando Martoni nos informa (ver Carta de Lectores) que en Tucumán existen dos Sinfónicas: la universitaria, más antigua y con mayor prestigio, y la Estable, que es de la provincia. Casi la totalidad de los músicos que actúan en una u otra son del medio local, al igual que sus directores.

Este jueves toca Lysy en Salta

Salta sigue siendo el faro sinfónico norteño que ha logrado traer a la tierra de Saluzzi y Leguizamón a figuras de primer nivel mundial, como la pianista Martha Argerich y el violinista Alberto Lysy.

Este jueves a las 21 en la sala Juan Carlos Dávalos de la Casa de la Cultura Lysy tocará por segunda vez con la Sinfónica de Salta. Interpretará obras de Mozart, Bartok y Paganini.

La personalidad de Alberto Lysy trasciende las fronteras de nuestro país, para ser considerado uno de los intérpretes y pedagogos más importantes del mundo. Radicado desde hace años en Europa, retorna a menudo a la Argentina para consagrarse a la enseñanza de jóvenes músicos.

Nacido en Buenos Aires, a la edad de cinco años comenzó sus estudios de violín bajo la dirección de su padre, para continuarlos más tarde con el maestro Ljerko Spiller. A los diecisiete años, tras haber ganado importantes premios nacionales, partió rumbo a Europa. En 1955 fue laureado en el Concurso Internacional Reina Elisabeth de Bruselas, siendo la primera vez que un artista argentino obtenía ese galardón. Allí conoció a Yehudi Menuhin, miembro del jurado junto con David Oistrakh, Zino Francescatti y otros grandes violinistas. Menuhin se Convirtió en su maestro y mentor en el mundo musical europeo, y desde entonces el nombre de Alberto Lysy comenzó a ser ampliamente considerado en diversos países.

Lysy ha participado en los principales festivales europeos junto con músicos de la talla de Benjamin Britten, Peter Pears, Pablo Casals, Gaspar Cassadó, el propio Menuhin y Nadia Boulanger. Como solista tocó bajo la dirección de Pierre Boulez, Colin Davis, Adrian Boult e Igor Markevitch, y con orquestas como la Filarmónica de Nueva York, la Sinfónica Nacional de Washington, la Sinfónica de Londres, la Filarmónica de Londres, la RAI de Roma y la Filarmónica de Ámsterdam. Actuó en el Concertgebouw de Ámsterdam, el Queen Elizabeth Hall de Londres y el Victoria Hall de Ginebra.

Lysy realizó extensas giras por los Estados Unidos, la ex Unión Soviética, China, Japón, el extremo Oriente y Copenhague. Ha recibido a lo largo de su carrera el reconocimiento de numerosos monarcas, gobiernos y sociedades musicales. Este jueves en Salta podrá conversar nada menos que con Juan Carlos Romero, Carmen Lucía Marcuzzi de Romero y Eleonora Rabinowicz de Ferrer.

A la par de su labor de concertista, Alberto Lysy desempeña una importante actividad pedagógica como Director de la Internacional Menuhin Music Academy en Gstaad (Suiza), y fundó ciclos como el Festival Delle Nazioni en Cittá di Castello y el Festival Internacio­nal Pontino en el Castello di Sermonetta, en Italia. Actualmente dirige los Recontres Musicales en Suiza y el Festival Lysy en Argentina.

Miembro fundador de la Camerata Bariloche, con la cual recorrió el mundo representando a la Argentina, en 1971 Alberto Lysy dejó este conjunto para fundar, junto a otros artistas ar­gentinos y extranjeros, la Camerata Lysy, agrupación con la que ha recogido sus más grandes éxitos.

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img