spot_img

Donan libros y revistas a bibliotecas

“El libro, la lectura, las bibliotecas son herramientas eficaces para reducir la pobreza y atenuar las diferencias sociales. Los que, por su situación económica, no pueden acceder al libro, tendrán más dificultades para salir de la pobreza. La desigualdad social comienza por una desigualdad cultural.

«Entregando libros se promueve el cambio”

Esto lo comprende muy bien el Gobernador de la Provincia, Juan Manuel Urtubey cuando, por primera vez en doscientos años de vida institucional de Salta, implementó el proyecto de entrega gratuita de libros a miles de escolares de la provincia. Es una decisión que trasciende la coyuntura: apunta a una reforma profunda y silenciosa. Sus efectos se medirán con los años.

En estos días, por cuarto año consecutivo, esos libros estarán en manos de los alumnos de la escuela primaria. La experiencia de estos años en Salta, única en el país por su modalidad, demostró que no sólo van a las manos de cada alumno sino que de ese, modo por primera vez, entra un libro a su casa para quedarse allí”, dijo a responsables de Bibliotecas Populares de Salta, el Coordinador de Bibliotecas y Archivos, Gregorio Caro Figueroa, con motivo de la entrega de libros y revistas culturales a Bibliotecas Populares.

Un libro que servirá también a sus hermanos, a sus padres e, incluso a sus abuelos. El libro llega así a miles de hogares salteños donde jamás entró un libro, donde el dinero no alcanza para comprar siquiera un diario. Esta es una política de Estado en el cabal sentido de la palabra. Lo es porque mira al largo plazo, porque trasciende la coyuntura, porque va más allá del día a día.

El que no sabe leer, no lee o no comprende lo que lee, es una persona que no es ciudadano pleno porque no conoce sus derechos y no los puede defender con razones. El libro y la lectura nos hacen ciudadanos plenos. Los libros, los conocimientos, nos hacen más libres.

Esta entrega es “cumplir con una obligación institucional y moral. Hacer lo que corresponde: construir y reforzar lazos de solidaridad con las bibliotecas populares de Salta acompañándolas en su meritorio esfuerzo”. Las bibliotecas populares son parte de una red social frente a la cual el Estado no puede permanecer indiferente no valorando su trabajo. Aunque tampoco el Estado debe afectar su autonomía.

Recordó que en 2010 se cumplieron 140 años de la promulgación de la ley que creó la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares. A partir de esa breve ley, inspirada esta visionaria idea de Sarmiento, nacieron, crecieron y se multiplicaron las bibliotecas populares en la Argentina.

Por definición, todas las bibliotecas populares son públicas y la mayoría de las bibliotecas públicas prestan servicios a todos los sectores sociales, en especial a aquellos de menores recursos. Los usuarios de las bibliotecas populares y los de la Biblioteca Provincial son los mismos. “Ninguna organización social, puede actuar encerrada en el aislamiento. Si hay algo que necesita vinculación y apertura son las bibliotecas”.

Esta semana se cumplieron 200 años del nacimiento de Sarmiento. Por la importancia de este Bicentenario, decidimos que este año todas nuestras actividades sean una forma concreta de recordar a Sarmiento. Un modo de hacerlo es recuperar su idea de hacer más estrecha la vinculación entre bibliotecas públicas y populares.

Ambas tenemos los mismos objetivos y prestamos los mismos servicios. Por definición, todas las bibliotecas populares son públicas y la mayoría de las bibliotecas públicas prestan servicios a todos los sectores sociales, en especial a aquellos de menores recursos. Los usuarios de las bibliotecas populares y los de la Biblioteca Provincial son los mismos.

Ninguna asociación, tampoco ninguna organización social, puede actuar encerrada en el aislamiento. Si hay algo que necesita vinculación y apertura son las bibliotecas. Nuestras bibliotecas son parte de una amplia red, aún no formal, que debemos fortalecer a través de la cooperación y las relaciones amistosas.

Todos conocemos las necesidades sociales que cubren las bibliotecas. Pero también sabemos del esfuerzo y del ttrabajo voluntario de sus directivos y de quienes colaboran con ellas. Sabemos de las necesidades de recursos que tienen nuestras bibliotecas, en su mayoría ubicadas en barrios y en sitios con carencias sociales, añadió.

Agradeció a quienes donaron material: Francisco Aráoz, de la Editorial Mundo Gráfico; al doctor Néstor Homero Palma, director de la revista “Kallawaya”; a Ricardo Díaz Villalba, que dirigió la revista “Diálogos”; a Eduardo Ceballos, de “La Gauchita” y a Pedro González, de “Claves”.

  • Fuente: Coordinación de Bibliotecas y Archivos de la Provincia

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img