spot_img

Concierto atractivo y original

Alonso Crespo se siente muy a gusto con la Orquesta Sinfónica de Salta, sabe conducirla y esto se trasluce en la música que producen juntos, se noto en los ensayos que disfrutaban de hacer música juntos. Los músicos han captado de manera veloz, eficiente y fiel sus ideas musicales y así se producen los ingredientes exactos para que se cree el arte musical en su plenitud. La sinfonía de Crespo se escucha fácilmente, y esto no quiere decir que sea una obra sencilla en sí misma sino que arquitectónicamente esta muy bien construida.

  • Concierto de la Orquesta Sinfónica de Salta. 23 de septiembre en el Teatro Provincial. Dirección del maestro invitado Eduardo Alonso Crespo. Obras: Sinfonía Nº 2 de Alonso Crespo Muerte y transfiguración de Tristan e Isolda de Wagner y Suite de el Lago de los Cisnes de Tchaikovsky.

Los tres movimientos aparecen plenamente balaceados, aunque quizás melódicamente el segundo es el más profundo. Aquí se tiene la sensación de espacialidad, ondulación que sugiere movimiento. Nos pareció muy trabajadas las texturas de los diferentes timbres de la orquesta que sin salir de los contornos tonales sugieren melodías muy originales, con una armonía rica y tonal. Por otro lado el tercer movimiento trabaja muy bien el aspecto rítmico, articulando de manera gradual la forma y expandiendo los límites sonoros, aquí se lucieron de manera pareja las maderas y la percusión.

El efecto logrado es una ansiedad rítmica que se desarrolla durante todo el movimiento de modo vigoroso repitiendo la misma articulación en diferentes sectores de la orquesta, en donde parece que la inestabilidad armónica tiende a estar complementada por la constancia motivica. Pero lo que más interesante nos parece es que la Sinfonía tiene el sello de un estilo que podemos denominar Crespo, su concepción temática, sus tratamientos texturales, su actitud ante la forma, todo responde a una idea que le es propia al compositor, y esto nos parece extremadamente positivo.

Desde esta columna queremos animar el que se escuchen tanto los trabajos de Crespo como los de otros compositores argentinos en actividad que son muchos, es mucha la oferta musical mientras que siempre se está transitando los mismos compases de los últimos 200 años de historia orquestal.

Nos agradó la versión de la Muerte de amor de Wagner. Unas consideraciones musicales sobre la impresión de esfuerzo que generan las líneas ascendentes. En estas secuencias el motivo se eleva y cae y después se eleva a un punto más alto y vuelve a caer a modo de melodía sisífica, muy frecuente en la música romántica. En Wagner hay un despliegue continuo entre el todo y la parte, la semilla y la flor como manifestaciones de un único principio, en palabras de Blake, se puede ver un mundo en un grano de arena. La versión de la orquesta dio cuenta de estas características.

Por otro lado Tchaikovsky tuvo toda la ternura, el movimiento y la pasión que exige el atormentado autor, mientras que hubo tiempo para la tensión y la movilidad y las intrincadas combinaciones orquestales.

  • Magister Pablo Alejandro Sulic

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img