spot_img

Calchaquimix se quedó sin aire de radio

El programa Calchaquimix Radio de música electrónica, soporte de www.calchaquimix.com.ar sitio de Artes y Espectáculos, fue levantado del aire por razones de “incompatibilidad empresarial” y políticas oficiales verticales. Se emitió durante casi tres años los sábados por FM Activa (104.1 Mhz y ex 91.7 Mhz). La historia es la de siempre y una constante por mi camino laboral elegido. Un paso al costado más en aras del periodismo libre. Otra puerta cerrada más a una producción independiente por estar relacionada con el contenido crítico del periódico Salta Libre.


Un programa que nada tenía que ver con la política pero por razones políticas fue levantado. Y la explicación no fue otra que: “resulta incompatible” por las notas contrarias a los “transparentes” negocios periodísticos del propietario del Grupo Aries que se publicaban en Salta Libre. No dejo de reconocer que estaba en todo su derecho. No es mi intención quejarme de la medida tomada, sino buscar una explicación lógica del por qué sucedió hoy después de más de dos años.

Alejandro Peña, hijo de Mario Peña mantuvo por años el programa en su emisora. Pero este lunes decidió levantarlo definitivamente y prohibir la entrada al autor de esta nota, al local donde funciona su radio ubicada en la Galería Posto 20, de Tres Cerritos.

¿Se hizo justicia? Sí, ya eran muchos los colegas que les resultaba extraño que un proyecto musical relacionado a Salta Libre con el tenor de las notas sobre el Grupo Aries, siguiera en una emisora de Peña por tanto tiempo. Sucede que soy de esos que todavía creen en las utopías de libertad de trabajo e independencia laboral. Sin embargo la realidad es otra.

Aun cuando en Salta Libre o en otros medios denuncien que un grupo periodístico y hotelero es beneficiado con diversas inmunidades, franquicias y concesiones del gobierno de la provincia, yo prefiero tomar el hecho de haber estado dos años en FM Activa como un acto de valor y respeto de su director Alejandro Peña.

No es mi intención convertirme en una víctima de este sistema perverso, porque al contrario de otros directores que utilizaron cualquier excusa para separarme del medio cuando el agua le llegaba hasta el cuello, el hijo de Mario Peña, tuvo el respeto y la deferencia de convocarme personalmente para comunicarme la “incompatibilidad” de frecuentar su emisora esgrimiendo las razones obvias basada en el enfrentamiento y las acusaciones hacia su padre, sobre relaciones carnales y negociados con el Gobierno de Juan Carlos Romero.

Una vez más como tantas veces me pasó en los medios locales, resigno un trabajo logrado a través de la presentación de un proyecto honesto; me tengo que ir -por extrañas razones- a otra parte.

No dejo de pensar en algo curioso. Calchaquimix Radio fue sacado del aire poco después de la publicación de un par de notas sobre “Titito” o Eduardito Romero, ahora alto funcionario del gobierno y amigo de Alejandro Peña. Tal vez es una presunción, pero no deja de ser de coincidencia curiosa.Activa-banner.gif

Pues bien, creo estar curtido de tantos contratiempos laborales, amenazas, marginamiento, pasos al costado para no perjudicar los “negocios oficiales” a las empresas periodísticas con las cuales tuve ciertas relaciones laborales. Lo cierto es que cada vez es más difícil sostener mi trabajo periodístico. (Sinceramente, a esta altura sólo espero que no me echen de Salta Libre)

No obstante, considero necesario hacerme ciertas preguntas: ¿Cómo fue que ese programa estuvo durante dos años en la emisora de Peña? ¿Acaso Alejandro Peña no sabía de la existencia de Salta Libre, que este 2006 cumple tres años en la red? ¿Es posible que el hijo de Peña no sepa que siempre en esta página se denunciaron los negociados, no sólo de su padre sino de cuanto funcionarios, empresarios periodísticos y publicistas, estén íntimamente ligados o beneficiados por jugosos préstamos, concesiones presupuestarias o generosas pautas oficiales?.

Prefiero creer que lo sabía y tuvo el valor de sostener a una persona que no hacía más que difundir música electrónica los sábados mediante un programa envasado, que de alguna manera le servía para el segmento de público que escuchaba la radio.

No quiero ni pensar que un joven funcionario, heredero del poder, lo presionó porque se sintió tocado por dos notas relacionadas con los “chimentos” de Jorge Rial o que fue por la denuncia de nepotismo al hacerse público que un hijo del poder tenía encubierto un cargo de viceministro no nombrado en el Grand Bourg.

Me niego a sostener esta alternativa. Prefiero pensar que todavía existen empresarios como Alejandro Peña que se manejan con cierta independencia de criterio profesional, con valor, entereza y respeto hacia las personas que trabajan por sostener una profesión cueste lo que cueste.

Por sobre todas las cuestiones negativas, valoro que mi salida de la emisora FM Activa haya sido planteada con todo respeto.

Por lo menos esa es la imagen que prefiero llevarme de otro empresario periodístico más que me pide que dé paso al costado.

Y van…

Artículos de la misma sección

últimos articulos

Los más populares

Publicidad

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img