Asume y dirige el israelí Noam Zur

Concierto, debut y receso en la cultura 2017

Jueves 30 de noviembre de 2017  

No es usual que un director haga su debut al frente de la Sinfónica de Salta al fil del fin de año cuando en un par de semanas más culmina la temporada cultural oficial 2017, y todos los elencos estables de la provincia se toman su receso hasta marzo o abril de 2018.

Con la aparición por primera vez en escena del director israelí Noam Zur estará finalmente completa la nómina de directores titulares elegidos por concurso de los cinco elencos estables que tiene la Secretaría de Cultura.

Un año que finaliza y la cultura se duerme hasta marzo o abril del próximo año. Una temporada que se va con un balance bastante pobre e irregular en el trabajo artístico de los elencos oficiales de la cultura. En este marco asume la batuta el nuevo director titular. Mas vale tarde que nunca.

Se va la temporada 2017 y será un año para el olvido en todos los ámbitos de la cultura oficial en Salta con la profundización de los recortes presupuestarios, las torpezas, renuncias y tropiezos en los concursos internacionales.

Noam Zur toma la batuta de la Sinfónica en medio de una temporada internacional alta, y para venir este año a debutar en Salta tuvo que resolver numerosos compromisos. Después del 17 de diciembre podrá regresar a Europa para cerrar algunos conciertos previstos y volver recien el 2018 para dedicarse plenamente a la agrupación salteña.

Entre los músicos y el público aficionado a la música clásica, la expectativa es notable. Finalmente asume frente de la Orquesta Sinfónica de Salta con un concierto programado para el jueves 7 de diciembre, a las 21.30, en el Teatro Provincial de Salta, con entrada gratuita.

El repertorio de esa noche estará compuesto por las obra de los compositores:

-  Félix Mendelssohn: "Sueño de una noche de verano" (Extractos)
- Richard Wagner: "Tannhäuser". Obertura
- Antonín Dvorak: Sinfonía Nro. 9, en mi menor, Op. 95, “Del Nuevo Mundo”
.

El "Sueño de una noche de verano" está basado en la obra de teatro de Shakespeare. La obertura comienza con unos acordes que el compositor afirmó “haber garabateado” después de oír el crujido de las hojas arrastradas por la brisa del anochecer, en el jardín de su casa. Se destacan los temas que representan a las hadas danzantes, los amantes, los artesanos y los cazadores.

La obertura de la ópera Tannhäuser es una historia de seducción y pedido de redención del protagonista después de estar con la diosa del amor. Se dirige a Roma para solicitar el perdón del Papa por el amor carnal, aunque no lo logra. Su redención influye en la muerte de Elisabeth, donde el amor puro supera al carnal. El argumento es complejo. El peso recae en el perdón papal otorgado a Tannhäuser, aunque fallece al final de la ópera cuando su corazón se queda con Elisabeth en vez de ir a los brazos de Venus.

Sinfonía del Nuevo Mundo fue compuesta durante su estancia en Estados Unidos. Este trabajo tiene mucho en común con la música popular de su Bohemia natal, aunque Dvorak reconoció que la música nativa americana había sido de gran influencia en esta sinfonía, mientras que Leonard Bernstein afirmó que la obra es realmente multirracial.